El área de estudio

↓64

Este capítulo describe el área de estudio, tanto el entorno natural y socioeconómico de la actividad agropecuaria, como el desarrollo del mun. A. Guacurarí desde su reciente fundación hasta el presente. El mun. A. Guacurarí demuestra especial relevancia para el análisis de la situación actual y potencial del uso de la tierra. Por una parte, el municipio se ubica en la Provincia de Misiones, la que combina actividades agropecuarias divergentes en su modalidad de producción: la del tabaco –intensiva y basada en la explotación familiar- y las de yerba mate y forestal –ambas extensivas y de alta frecuencia, presentes en establecimientos comerciales. Al respecto, la Pcia. de Misiones se confronta con el resto del país, en donde se observa mayor uniformidad de la producción primaria dentro de las regiones agroecológicas. Por otra parte, constituye un asentamiento rural de reciente fundación. El uso de la tierra se ordena bajo dos fuerzas directivas: las restricciones oficiales al uso de la tierra y los objetivos de las familias adjudicatarias. La diversidad de orígenes, tradiciones y medios para la producción agropecuaria de las familias adjudicatarias de las tierras fiscales y el continuo cambio de política oficial respecto al uso de la tierra cooperan a conformar un asentamiento rural con una alta diversidad de modalidades de producción.

La descripción del ambiente natural y socioeconómico a escala local y provincial en el que se desarrolla la actividad agropecuaria es extraída de fuentes oficiales así como de reseñas participativas. Esta información se integra al modelo espacial del sistema agropecuario, demarcando las restricciones del uso de la tierra, específicas para el área de estudio. La información descripta en el presente capítulo se integra al modelo espacial determinando los valores de los parámetros no cuantificables en forma directa por el análisis de imágenes remotas y cartografía. El modelado de la información detallada en este capítulo y la extraída de material remoto y de cartografía, para formar una base de datos espacial, es descripto en el siguiente capítulo (cap. 4).

El presente capítulo comienza ubicando geográficamente a la Provincia de Misiones. A continuación se describen sus características naturales y socioeconómicas. Luego se especifica la localización geográfica del área de estudio. De especial importancia para el modelado del funcionamiento de la actividad agropecuaria es la caracterización de los condicionantes del uso de la tierra actual. Esta se presenta en la última porción del capítulo. Se expone la modalidad de adjudicación de tierras desde la fundación del municipio y las características actuales observadas. Se incluye un resumen de las directivas oficiales en relación con el uso de la tierra, en los distintos períodos. La información se obtiene de fuentes propias, obtenidas mediante reseñas participativas entre los años 1997 y 1998.

3.1  La Provincia de Misiones

↓65

La Provincia de Misiones está localizada en el extremo Nordeste de la República Argentina. Misiones linda al Oeste con la Rep. del Paraguay, al Norte y al Este con la Rep. del Brasil y al Sur con la Pcia. de Corrientes (fig. 1). Esta cuenta con una superficie del 29.800km² (0,8% del total del país) y yace entre los paralelos 25°1′S y 28°5′S y los meridianos 5°40′O y 56°3′O. Abarca un 10% de la región impositiva y comercial del Nordeste (NEA), la que integra junto con las Provincias de Corrientes, Chaco y Formosa. El NEA cubre un 10% del país.

Figura 1: Ubicación del área de estudio en la Pcia. de Misiones

3.1.1  El entorno natural

La Provincia de Misiones se ubica en la porción suboccidental de la cuenca sedimentaria del Paraná, corresponde al planalto meridional del Brasil, región del Alto Paraná-Alto Uruguay y actúa como una divisoria de aguas entre las cuencas de estos dos grandes ríos.

↓66

El territorio de Misiones yace sobre un antiguo basamento cristalino, denominado Macizo de Brasilia. Este basamento fue cubierto por coladas basálticas de tipo “melafino” en el periodo triásico. La hidrografía y la morfología superficial son, principalmente, el resultado de diversos movimientos y cortes o fallas del yacimiento. Las líneas de fractura conforman los cuantiosos cursos de agua. Se destacan por su caudal, los ríos Paraná y Uruguay. Los procesos erosivos han dado como resultado un relieve ondulado, con lomas bien definidas, como elemento dominante.

Las altitudes oscilan entre 800m s. n. m. en Bernardo de Irigoyen, al Norte de la provincia, y 100m s. n. m. en Apóstoles, al Sur.

La geomorfología de la Pcia. de Misiones presenta como rasgo dominante el cordón serrano central. La porción central corresponde a una planicie discontinua, la meseta central preservada, con lomas de pendientes medias, con gradientes del 5% al 9%, cuyas altitudes se incrementan de SO al NE. Por disectaciones de esta meseta, se origina una cadena de cerros. Esta región montañosa ocupa un tercio de la superficie total de la provincia y se extiende a su largo desde el SO al NE. Adyacente al río Paraná e Iguazú, se distingue el pediplano del Paraná, una franja continua de lomas definidas con inclusiones, sectores escarpados o pendientes cortas hacia los cursos de agua. Este relieve cubre un 16% de la superficie de Misiones. La región premontañosa se extiende entre el sector montañoso y el pediplano del Paraná y en zonas ribereñas del río Uruguay. Presenta pendientes de hasta un 20% y ocupa un 26% de la superficie misionera. Por último, se distinguen valles secundarios con depósitos aluviales, ubicados en el sur y en el norte de la provincia, insertados en el pediplano y en la región premontañosa; conforman áreas bajas y anegables, con porciones en donde los depósitos aluviales desaparecen y los cursos de agua corren sobre roca.

↓67

Misiones presenta un clima cálido sin estación seca. Posee dos épocas de grandes precipitaciones, en otoño y en primavera. Se registran precipitaciones medias mensuales mayores a los 100mm y la precipitación media anual oscila entre los 1.500mm en la zona sur y los 2.000mm al noroeste. Presenta superávit de humedad. La temperatura media anual provincial es de 20°C. Las temperaturas medias mensuales superan los 20°C, siete meses del año. Las medias térmicas absolutas se encuentran entre los -8,9°C y los 44,2°C.

Los suelos de la provincia se originan fundamentalmente de la descomposición del basalto. Pertenecen, en gran parte, al grupo de los latosoles, conocidos como “suelos rojos”, con alto contenido de óxido de hierro y aluminio.

La vegetación nativa pertenece al dominio amazónico, provincia paranense, distinguiéndose el distrito de las selvas mixtas, en el centro y norte, y el distrito de los campos73, en la franja sur. El distrito de las selvas constituye una masa verde compacta, casi impenetrable, de selva estratificada, con predominancia de árboles perennes, con alturas mayores a los 30m. El distrito de los campos se compone de sabana de gramíneas, alternada con matorrales o bosquecillos.

3.1.2 La población

↓68

La Provincia de Misiones cuenta con aproximadamente 790.000 hab. (2,4% del total del país), de los cuales, los centros urbanos reúnen 500.000 hab. (63% del total de la Pcia.). Un tercio reside en la ciudad capital de Posadas.

La densidad de población en la Provincia de Misiones es de 27 hab./km² (contra 11,7 hab./km² del total del país), concentrando el Dpto. Capital 240 hab./km². El crecimiento anual de la población es del 2,4%74.

Un 93% de la población alcanza un nivel de alfabetización primario, un 54%, el secundario y un 7%, el universitario75.

↓69

Las actividades agropecuarias, de silvicultura, de caza y de pesca ocupan un 27,4% de los puestos de trabajo. Otro tercio es cubierto por la industria manufacturera, la construcción y comercios76.

3.1.3 El sector primario

La actividad agropecuaria y forestal conforman los primeros componentes del sector primario de la Provincia de Misiones77.

El sector agropecuario aporta un 23% del producto bruto interno y un 70% del valor agregado. La provincia cuenta con 47.500 explotaciones. Se observa un predominio de establecimientos agropecuarios chicos, el 70% ocupan terrenos menores a las 25ha78. Se estiman unas 540.000ha dedicadas a la agricultura, 640.000ha a la ganadería, 200.000ha a bosques implantados, permaneciendo 1.750.000ha sin uso productivo79.

3.1.3.1  La producción agropecuaria

↓70

Las producciones principales corresponden a la yerba mate, el tabaco y el té. Los cultivos anuales se desarrollan, substancialmente, para el consumo propio. La ganadería presenta escaso desarrollo, destinada fundamentalmente al consumo propio. Misiones es productora de cultivos especiales, entre los cuales se destaca la producción de aromáticas como citronela, menta japonesa y lemon grass.

I. La yerba mate

La yerba mate se extrae del árbol tropical Ilex paraguariensis 80, autóctono de la selva paranense, hallado en el territorio demarcado por las latitudes 18°S y 25°S y por la costa brasileña hasta los 57°O. Se produce con exclusividad en Argentina, Paraguay y Brasil81, su consumo se circunscribe, prácticamente a América del Sur82.

↓71

La Provincia de Misiones presenta una superficie sembrada de 180.000ha (34% de la superficie dedicada a la agricultura), con una producción de yerba canchada de 250.000tn. La yerba mate participa con 16% en las exportaciones de la provincia (MINISTERIO de ECONOMÍA y OBRAS PÚBLICAS, 1996b). El consumo interno permanece en alrededor de los 5,5kg/hab.83 (MINISTERIO de ECONOMÍA y OBRAS PÚBLICAS, 1996a). Los principales importadores son Siria, con un 32% de volumen, Brasil, con un 31%, Paraguay, con un 12%, Uruguay, con un 9%, y Chile, con un 7%, (SAGyP, 1997).

La Provincia de Misiones aporta un 86% de volumen de producción del total del país (MINISTERIO de ECONOMÍA y OBRAS PÚBLICAS, 1996a).

El nivel de producción varía según la calidad de la tierra, la edad de la plantación y la densidad de la misma. Se registran entre los 1.000kg/ha a 8.000kg/ha (MINISTERIO de ECONOMÍA y OBRAS PÚBLICAS, 1996b). En la década del noventa, la superficie cultivada y el volumen de yerba mate presentan un constante incremento (SAGyP, 1995). El precio de la yerba verde pagada al productor disminuye desde fines de la década del ´80, en 1996 oscila entre US$0,10/kg a US$0,16/kg84 y se reduce a US$0,06/kg a US$0,08/kg en 199785.

↓72

II. El tabaco

La producción de tabaco de la Pcia. de Misiones es de aproximadamente 24.000tn, cubriendo una superficie de ca. 15.000ha, correspondiente a un 3% de la superficie dedicada a la agricultura. El sector tabacalero ocupa un sexto lugar en el total del valor agregado industrial y aporta una participación del 14% de las exportaciones de la provincia (MINISTERIO de ECONOMÍA y OBRAS PÚBLICAS, 1996b).

La producción provincial comprende aproximadamente un tercio del total del país, ubicándose como primer productor (SAGyP, 1995). Tanto la superficie como el rendimiento han experimentado un incremento constante desde el decenio del ochenta, que tiende a estabilizarse a partir de 1994; se obtienen rendimientos de 1.700kg/ha –superando el nivel nacional de 100kg/ha y el internacional de 300kg/ha86.

↓73

El valor de la hoja verde pagada al productor oscila entre US$1,3/kg a US$0,7/kg, según la variedad, presentando la hoja seca un precio internacional de US$3,82/kg (MINISTERIO de ECONOMÍA y OBRAS PÚBLICAS, 1996b).

La producción de tabaco involucra en la Provincia de Misiones aproximadamente 15.000 productores, un 53% del total de productores de tabaco del país, (INDEC, 1991). El cultivo es desarrollado por EAP chicos, pero a diferencia de otras provincias donde también predomina el minifundio, los agricultores son propietarios de sus tierras y combinan éste con cultivos destinados al consumo propio (SAGyP, 1995).

III. El té

↓74

La producción de hoja verde de té en la Provincia de Misiones alcanza un promedio de 180.000tn (MINISTERIO de ECONOMÍA y OBRAS PÚBLICAS, 1996b). Las plantaciones cubren una superficie de ca. 36.000ha (SAGyP, 1995), equivalente a un 7% de la superficie dedicada a la agricultura. El té cubre un 23% de las exportaciones provinciales. La producción misionera comprende un 90% de la del total del país. El 85% del volumen producido se exporta a EE.UU. (60%), la Unión Europea (30%) y Chile (10%). El consumo argentino permanece en 0,25kg/hab. El precio de la hoja verde oscila entre US$0,055/kg y US$0,07/kg puesta en secadero, mientras que el precio internacional de la hoja seca es de US$0,80/kg a US$1/kg (MINISTERIO DE ECONOMÍA y OBRAS PÚBLICAS, 1996b).

IV. Las esencias aromáticas

La producción de aromáticas en la Provincia de Misiones se remite, substancialmente, a la citronela, la menta japonesa y el lemon grass. La de mayor importancia es la de citronela, con una superficie de ca. 3.300ha en 1990 y 1.400ha en 1994. Las dos restantes toman en 1994 superficies de 110ha y 165ha, respectivamente (SAGyP, 1995).

↓75

V. La producción de cítricos

En la Pcia. de Misiones se registra un volumen de producción de cítricos de 65.000tn, de los cuales un 35% corresponden a naranja, 15% a pomelo, 25% a mandarina y el mismo porcentaje a limón. La superficie de plantación alcanza las 8.200ha. Las producciones de naranja, pomelo y limón son destinadas mayormente a la industria. La mandarina se consume en un 75% en el mercado interno y se exporta un 15% (MINISTERIO de ECONOMÍA y OBRAS PÚBLICAS, 1996b).

VI. La ganadería

↓76

La producción ganadera ocupa una superficie aproximada de 640.000ha, equivalente al 21% de la superficie provincial; se basa, principalmente, en la producción vacuna (220.000 cab., en 18.000 EAP), seguida por la porcina (113.000 cab., en 13.000 EAP) y la equina (12.000 cab., en 6.000 EAP), la ovina y caprina son de escasa relevancia (MINISTERIO de ECOLOGÍA y R. N. R, 1998). El 97% de las explotaciones tienen menos de 50 cabezas, comprendiendo el 67% de la existencia total de vacunos, con un promedio de 8 cab. por productor. Se destaca en la provincia una elevada proporción de bueyes, alcanzando el 11 % del stock vacuno provincial y el 50% del total de bueyes del país. Bajo la producción ganadera para consumo propio, el vacuno provee leche y carne y por la rusticidad y la capacidad de adaptación al terreno quebrado, el buey es utilizado para realizar faenas agrícolas, forestales y de transporte (SAGyP, 1995).

La Pcia. de Misiones muestra dos regiones ganaderas. En el sur, la zona de campo, la que abarca un 5% de la superficie provincial, agrupa el 27% de la producción de la provincia. Los rodeos cuentan con más de 50 cab. y el orden de la producción de carne es de 40kg/ha a 50kg/ha. La producción se basa, fundamentalmente, en el campo natural, redundando en pérdidas de peso por la baja calidad de forraje invernal, que alargan los períodos de crecimiento. La producción de carne en más elevada en la zona de monte, alcanzando a 80kg/ha a 100kg/ha (SAGyP, 1995).

Los problemas de producción son similares en ambas zonas. Las experiencias de productores de avanzada demuestran la posibilidad de incrementar los índices de producción en un 100% o más, aplicando las tecnologías existentes, como la implantación de pasturas, la utilización correcta de las pasturas naturales y artificiales, el manejo adecuado del rodeo, la adopción y cumplimiento de un plan sanitario y la suplementación mineral (SAGyP, 1995). La producción no alcanza a cubrir el consumo interno de carne, proviniendo un 85% del total consumido de otras provincias. La producción agrícola de Misiones, relativamente intensiva, deja grandes extensiones de campo (en ambas zonas), factibles de ser aprovechadas por la ganadería; esta integración permitiría incrementar el abastecimiento propio e incorporaría un sistema de rotación con mejores rendimientos, que posibiliten, asimismo, la conservación del suelo (SECRETARÍA de COMERCIO e INTEGRACIÓN, 1992).

3.1.3.2 La producción forestal

↓77

La producción forestal se sustenta de bosques espontáneos, cubriendo una superficie de 1.750.000ha, un 58% de la superficie de la provincia, y de bosques implantados, cuya superficie alcanza las 200.000ha87 , 88, equivalente a un 7% de la superficie de la provincia89 (MINISTERIO de ECOLOGÍA y R. N. R, 1998). La producción de madera de bosques implantados alcanza los 280.000m³ y 90.000m³ extraídos de bosques nativos; Misiones presenta una participación del 36% en la producción maderera del país (MINISTERIO de ECONOMÍA y OBRAS PÚBLICAS, 1996a).

Las especies nativas son diferenciadas en dos categorías. Las denominadas de “ley” por su alto valor comercial, comprenden el cedro, el incienso, lapacho, petiribí. Éstas presentan en la actualidad una proporción muy reducida. La segunda categoría abarca la cancharana, sabuguero, marmelero, etc.90 La tendencia a la forestación con exóticas se orienta hacia los pinos, un 69% de la superficie forestal (Pinus elliotti, P. taeda), en menor medida al Eucalipto, 16% (Eucalyptus grandis), y Kiri (Pawlonia sp.)91. El Pino Paraná (Araucaria angustifolia) es la única especie nativa empleada para plantaciones forestales92.

3.2 El municipio Andrés Guacurarí

El área de estudio, el municipio Andrés Guacurarí, se localiza entre los 25° 14‘ 6,5‘‘ - 25° 39‘ 16‘‘ de latitud Sur y los 53° 49‘ 3‘‘ - 54° 9‘ 50,7‘‘ al Oeste de Meridiano de Greenwich. Está limitada al Norte y al Este por la República Federativa del Brasil, separada de ésta por los ríos San Antonio, al Este, e Iguazú, al Norte. Al Oeste linda con el Parque Nacional Iguazú. El límite sur está demarcado por la ruta nacional 101. El municipio A. Guacurarí pertenece al Departamento Gral. Belgrano, uno de los 17 departamentos en que se divide la Provincia de Misiones. El Dpto. Gral. Belgrano representa un 11% del área de la provincia. El área del municipio constituye uno de los más recientes territorios fiscales en traspaso, aún, al uso privado.

↓78

El municipio cubre un total de 78.500ha. Esta unidad administrativa contiene dos localidades urbanas, dos reservas naturales, una reserva aborigen y 73.000ha planificadas para la actividad agropecuaria, fraccionadas en sectores administrativos (fig. 2). El área agropecuaria se compone de ca. 1.300 establecimientos agropecuarios familiares, con superficies entre 5ha - 300ha. La superficie promedio es de 55ha.

Figura 2: Unidades administrativas dentro del mun. A. Guacurarí

La población se estima en un total de 3.000 habitantes urbanos y 18.000 habitantes rurales (MANCINI, 1998).

3.2.1  Andrés Guacurarí desde sus comienzos93

↓79

El municipio de Comandante Andrés Guacurarí fue fundado en 1980 en marco de un plan de colonización de regiones fronterizas. Al mismo tiempo, como parte de las estrategias vigentes para promover el desarrollo socioeconómico, se intentó extender la frontera agraria, ó sea, ampliar la superficie total de zonas rurales productivas del país. Las tierras se asignarían a familias agricultoras que garantizasen su permanencia y la explotación del terreno. Se crearía, de este modo, un nuevo foco de explotación agropecuaria y forestal con promisorias expectativas, dada la fertilidad de esos suelos vírgenes, la variedad de productos adaptables a esta región, y la posibilidad concreta de producir la yerba mate y el tabaco, con excelentes rendimientos y precios.

Se asignaron alrededor de 83.000ha en el extremo nordeste de la Provincia de Misiones. En territorio fronterizo brasileño se sitúan: al Norte, el Parque Nacional Foz do Iguazu, y al Este, el asentamiento agropecuario de Capanema.

Las 83.000ha elegidas albergaban vegetación nativa, con diversos grados de conservación. Previo a la fundación se extraían en forma esporádica e ilegal árboles maderables, así como palmitos.

↓80

En el centro de este área se encontraba un reducido número de parcelas agrícolas. La explotación agrícola era desarrollada por alrededor de 150 familias brasileñas, de ascendencia aborigen, radicadas en forma espontánea. Estas se dedicaban, principalmente, a la producción de sustancias aromáticas. Al momento de la fundación del municipio, las familias extranjeras, con hijos de nacionalidad argentina, fueron desalojadas.

En 1980 comenzó la adjudicación de tierras. El total de la superficie fue subdividido en 21 sectores administrativos (fig. 3). Estos sectores fueron, a su vez, progresivamente subdivididos y otorgados a familias desde 1980 a 1996 para uso agrícola. De acuerdo con la Ley provincial 480, cada lote mensurado era factible de ser solicitado para su adjudicación por parte de aquella persona o familia que demostrase haberlo ocupado.

En el primer decenio, la cláusula de ocupación se acompañó de otras restricciones. Durante este período, se exigió por parte de los beneficiados demostrar la posesión de herramientas para la explotación agrícola. Se valorizó, también, dar la tierra en uso a familias de padres jóvenes y con numerosa cantidad de hijos. En los años siguientes, las restricciones se centraron en verificar el ritmo del desmonte y el cultivo de áreas.

↓81

Figura 3: Discriminación de las unidades administrativas: sectores administrativos y áreas

La organización y el control del grado de tala del bosque original respondieron en el momento de la fundación del municipio A. Guacurarí al objetivo de garantizar el asentamiento duradero en las tierras adjudicadas. Dos lineamentos centrales se estipularon a fin de alcanzar estos objetivos:

↓82

En un principio, se estableció que, dentro de un lapso de cinco años, cada chacra habría desmontado y cultivado 45ha. Sin embargo, en repetidos casos y por razones de distintas índoles, los organismos oficiales a cargo no se ajustaron a estas pautas, restringiendo habilitaciones a superficies de 1ha a 2ha, por períodos de hasta quince años. Posteriormente y a través del decreto 280/89 se regula nuevamente el reemplazo de bosque natural con metas de conservación de la flora y la fauna autóctona. Se establece la obligación de mantener áreas cubiertas con vegetación natural, la que cumplirá función de bosque protector o de faja ecológica, según el caso específico (MINISTERIO DE ECOLOGÍA y R. N. R., 1993). Según el relieve, la hidrografía, el suelo y el tamaño del EAP, estas reservas cubrirán de un 15 % a un 25% de su superficie total.

La actividad agropecuaria deberá acompañarse de reforestación. La Ley provincial 854 establece que un 15 % de las superficies taladas deberán ser forestadas con especies maderables, dedicando un 10 % de las mismas a especies nativas (MINISTERIO DE ECOLOGÍA y R. N. R., 1993). En síntesis, la explotación de las tierras se reglamenta según lo siguiente:

↓83

El desmonte y uso, según estas reglamentaciones, se ha cumplido en un 80% de todos los lotes entregados para la explotación.

En una primera etapa se otorgaron 15.000ha, en los sectores VII, A, B, y C; un total de 100 lotes con promedio de 150ha cada uno. De acuerdo con el plan puesto en vigencia para la instrumentación de entrega de lotes, se otorgaron permisos de uso restringido, permaneciendo la tierra bajo la propiedad del estado.

Entre los años 1981 a 1983 se mensuró y adjudicó todo el sector C, otras 10.000ha con chacras que también oscilaron alrededor de las 150ha.

↓84

Durante este mismo período, 1981-83, parte de las familias brasileñas desalojadas al momento de la fundación, fueron ubicadas en la porción Sur, específicamente en los sectores II y III. Las chacras entregadas habían sido habilitadas para su explotación por la provincia, en años anteriores, sin que se hubiese un logrado asentamiento. Del ´83 al ´84 se completó la adjudicación del resto de los lotes de estos sectores (II y III).

El sector F, área que por los abruptos desniveles del terreno y menor calidad del suelo (fig. 3) se planificara destinar a la producción ganadera, fue subdividido en lotes de entre 200ha y 300ha. En el año 1985 fue entregada la totalidad de las chacras correspondientes a este sector, el cual es conocido como Soberanía.

En el mismo año (1985) otras 35 familias de las desalojadas cinco años atrás fueron ubicadas en Itatí, porción Sur del sector C, en chacras de aproximadamente 35ha. 100 familias restantes se ubicaron en 1987 en el extremo Sudeste, lindando con Brasil, en el sector IX_F, circunscribiendo el futuro pblo. Integración.

↓85

Al sudoeste del municipio se creó, también en el año 1985, el Parque Provincial Urugua-í. Se destinó para ello 84.000ha de bosques naturales y parte de las 500ha correspondientes al sector III, previamente adjudicadas para la explotación y parcialmente abandonadas.

Del ´87 al ´89 se desalojó al resto de las familias ubicadas en este sector III para anexarlo al mencionado parque provincial. Durante estos dos años se entregaron a las familias desalojadas adjudicaciones de tierras en los sectores X, IX_F y en la sección VIII. En conjunto, a éstas y otras familias beneficiadas, se le adjudicaron, en estas áreas, 150 lotes de alrededor de 25ha cada uno.

La porción restante de las 83.000ha se adjudicó como lotes con un promedio de 25ha en sucesivas etapas, completándose el total de la adjudicación en 1996.

↓86

Entre 1990 y 1991 se entregaron terrenos de los sectores lindantes con Brasil, el IX y IX_B. En los siguientes años (´91 y ´92) se adjudicó todo el sector G, con chacras rondando las 35ha.

En este mismo período se creó la Reserva Palmitera, una franja en la porción Sur del área destinada al asentamiento rural (fig. 3).

A partir del ´92 y hasta el ´96 se completó la entrega de los lotes restantes, ubicados al Sur del municipio, al Norte y al Sur de la reserva. Los denominados sectores XI_A, XI_B y IX_C se adjudicaron como chacras de entre 4ha, 10ha a 15ha y 25ha a 40ha.

↓87

Con estas últimas adjudicaciones se completó el parcelado y entrega de permisos para el uso agrícola de todas las áreas que, en definitivas, comprenderían el mun. A. Guacurarí, Dpto. Gral. Belgrano. En la figura 4 se puede observar una tendencia a la disminución del tamaño de los lotes adjudicados en el período considerado, resultado de una modificación de la estrategia de entrega de tierras.

Figura 4: Relación entre la superficie promedio de los lotes adjudicados y el período de adjudicación

El traspaso de la titularidad de la tierra a manos de los agricultores comenzó recién en los años noventa. Ésta se encuentra, a fines de la década del noventa, aún en ejecución.

3.2.2 La actividad agropecuaria y forestal

↓88

En el mun. A. Guacurarí se producen, comercialmente, sólo dos cultivos tropicales, la yerba mate y el tabaco, con rendimiento promedio mayor al de la provincia. A pequeña escala se ensayan otros cultivos con mercado nacional o internacional. Las áreas con suelos fértiles, con mayores declives o pedregosidad, se destinan a la producción vacuna.

I. Los establecimientos agropecuarios

Los EAP pueden discriminarse en tres grupos de acuerdo a la producción agropecuaria. Los EAP con producción de subsistencia, o sea, destinada, básicamente, al consumo propio, de 5ha a 15ha, logrando sus ingresos monetarios mediante el arrendamiento de su propia fuerza de trabajo; los chicos, de 15ha a 35ha, concentrados, en su mayoría en la producción de tabaco; y los medianos o grandes, mayores de 35ha (hasta las 70ha los primeros y hasta 300ha los segundos), dedicados a la producción de yerba mate o ganadería94. Las características básicas que permiten diferenciar a éstos grupos se muestran en el Anexo 2. Las familias, con chacras mayores a las 70ha, residen principalmente en el pueblo. Aquellas con superficies menores residen, en su amplia mayoría, en las chacras.

↓89

Los ingresos agropecuarios se complementan con actividades no agropecuarias. Los EAP menores a 15ha ofrecen la fuerza de trabajo a jornal. En el resto, de acuerdo a la disponibilidad de maquinaria o vehículos, se observa el arrendamiento de transporte o del trabajo de labranza con maquinarias. Los EAP chicos, alternativamente, elaboran y venden subproductos agrícolas. Los agricultores residentes en el pueblo disponen a menudo de otros empleos o negocios de venta o de servicios.

Los lotes adjudicados en las primeras épocas corresponden también a las zonas con los mejores suelos de esta región. Las chacras de mayor antigüedad, mayores y con suelos de mayor aptitud agrícola (tipo 9A 95) concentran las plantaciones extensas de yerba mate (entre 40ha a 100ha) y destinan hasta 30ha para el ganado. Las chacras grandes, con suelos de menor fertilidad, mayor frecuencia de piedras y de mayor declive (tipo 6A96), destinan hasta 70ha - 100ha a la ganadería extensiva, conducen plantaciones de hasta 40ha de yerba, en los terrenos más aptos. Las chacras chicas concentran su capacidad de trabajo familiar en la producción de tabaco, con alta necesidad de mano de obra. Las de extensiones menores a las 15ha, de adjudicación reciente, localizadas en los suelos de menor aptitud agrícola (6A - 6B97) emplean la superficie habilitada a la explotación agrícola para la producción de subsistencia.

El tamaño y la antigüedad del establecimiento influyen, además, en el total de hectáreas habilitadas para la explotación de los recursos arbóreos autóctonos, según se explicó en el apartado anterior (sec. 3.2.1). La venta de rodillos de calidad, extraídos del bosque primario tras el rodado, facilitó a los agricultores la disponibilidad de capital adicional. Acorde con este condicionante, se observa una diferencia de disponibilidad de maquinarias, móviles y herramientas e inmuebles, como la vivienda o galpones, siendo mayor en los EAP de mayor tamaño y antigüedad.

↓90

II. La producción agraria

El primer cultivo característico de la Prov. de Misiones, la yerba mate, es un árbol tropical perenne, autóctono, cuya producción comercial suele extenderse a períodos de 20 años. En este municipio las plantaciones se emprenden, hasta la actualidad, en tierras vírgenes. Se requieren cuatro años desde el inicio de la plantación para emprender las primeras cosechas y cinco para producir cerca del máximo. Alternativamente se adquieren plantines, reduciendo el período inicial en un año. Durante los primeros tres a cuatro años se intercalan cultivos de anuales, preferentemente maíz. El combate de malezas se realiza, mayoritariamente, empleando herbicidas. La cosecha es manual, delegada en las grandes plantaciones a un contratista, el cual emplea, a su vez, mano de obra familiar, remunerados por unidad de peso cosechado. El transporte es provisto por el contratista. Las plantaciones menores a las 5ha pueden ser cosechadas por la propia familia. Las cosechas pequeñas pueden ser transportadas contratando a agricultores con vehículo (denominado localmente “Pickup”). Dentro del municipio se localizan 15 secaderos de yerba mate, los que compran la cosecha del día (la hoja verde no puede ser almacenada) y la venden, seca y procesada, a las firmas empaquetadoras. Se encuentran plantaciones de entre 5ha a 15ha en los EAP chicos y entre 20ha a 100ha, en los medianos y grandes.

La producción de tabaco se realiza sólo bajo contrato (Vertragswirtschaft). Se destinan, asimismo, tierras vírgenes. Las producciones oscilan entre 1ha a 3ha. Tras un uso de tres a cuatro años se emplean nuevas parcelas recién desmontadas, dedicando las anteriores al cultivo de maíz o mandioca. El cultivo de tabaco se realiza en los meses de primavera-verano, intercalando la producción de maíz en otoño-invierno (Anexo 3). La producción requiere alta demanda de trabajo manual, desde la plantación al empaquetado final de los ocho grados de calidad de clasificado de las hojas secas. Se emplea fuerza de trabajo familiar. En momentos de alta demanda se intercambian ayuda entre familias (“ayutorio”). El cultivo se logra mediante la aplicación de abonos y pesticidas químicos. El manejo es asesorado por técnicos de la cooperativa de tabaco contratante Leandro Allen. El transporte queda a cargo de los productores. La producción se concentra en los EAP chicos.

↓91

El cultivo de maíz y mandioca es para uso interno, para alimento humano, de los animales de granja y como suplemento para el ganado. Se destinan las parcelas de menor fertilidad. Se cultiva entre 3ha a 5ha de maíz y 1ha a 2ha de mandioca. No se emplean aditivos químicos y las semillas son generalmente propias. La cosecha es manual.

El cultivo de té es relativamente escaso y concentrado en ciertos EAP con experiencia anterior. Aproximadamente 31 EAP cultivan 280ha de té.

El cultivo de cítricos, como naranja o mandarina, se limita a parcelas de 1ha a 2ha. Si bien es relativamente poco frecuente, en aproximadamente 130 EAP, cubriendo 150ha, es considerado en el asentamiento como un posible cultivo alternativo. Similar es el caso del cultivo de papaya o de banana, con plantaciones de 1ha en aproximadamente 50 EAP, dedicados a cada cultivo. La comercialización se supedita a la venta espontánea en chacra por parte de compradores mayoristas. Es frecuente intercalar maíz entre las líneas, durante los primeros años de instalada la plantación. Los EAP que emprenden estas actividades, complementan los trabajos necesarios con mano de obra a jornal para la plantación y cosecha.

↓92

Se producen tres cultivos para la extracción de esencias aromáticas: citronela, cedrón y lemon grass. Son cultivos perennes, cuya cosecha comienza el primer año tras la plantación y puede extenderse hasta siete años. Los desarrollan EAP chicos, localizados básicamente en el sector G98 (fig. 3). Los trabajos culturales se realizan manualmente. La extracción de esencias puede ser realizada mediante artefactos propios o delegarse, a cambio de un porcentaje de esencia. En el municipio se cuenta con una firma destiladora, la que ofrece, asimismo, la posibilidad de comercializar la esencia extraída.

La producción de hortalizas es muy limitada. Se obtienen, entre otros, zanahoria, zapallo, lechuga, acelga, tomate. Las familias residentes en las chacras, prácticamente, cubren los requerimientos propios con su producción. El pblo. Alte. Brown recibe aproximadamente un 20% de la producción del municipio y el resto de otros orígenes.

Establecimientos medianos emprenden la producción comercial de porotos como actividad alternativa en lotes de 1ha a 2ha.

↓93

III. La producción pecuaria

La actividad vacuna se desarrolla a dos escalas, en forma extensiva y semi-intensiva. El manejo del rodeo y de la cría es poco habitual. Se crían mezclas de razas índicas y británicas. La producción de leche es, generalmente, para el consumo propio. En el municipio se encuentra un promedio de 10 animales por chacra y potreros de 6ha. La producción no alcanza para cubrir el consumo interno del municipio.

La producción vacuna extensiva se localiza, principalmente, en el sector F (fig. 3). Allí se encuentran el 50% de los EAP del municipio con pasturas mayores a las 30ha y concentra un cuarto de la producción total de animales (ca. 3400 cab. en 2300ha de pasturas). Las áreas destinadas a ganado extensivo se desmontan en forma parcial. Las pasturas presentan un aspecto de parque. Se emplean pastos nativos e implantados, como Brachiaria Brizantha. La densidad de animales oscila entre 1,5 a 2,5 cab./ha. Pueden cubrir áreas entre 70ha a 120ha, aproximadamente.

↓94

La producción semi-intensiva se desarrolla en los EAP chicos y medianos. El ganado se mantiene en potreros de hasta 15ha, los que albergan de 7 a 15 cabezas, suplementando las pasturas, implantadas o naturales, con raciones diarias de maíz y mandioca. En general, se dedican tierras que, tras el cultivo de tabaco y maíz, fueron reduciendo su fertilidad. La producción es para consumo propio. Dos a tres animales son destinadas a la obtención de leche, obteniendo ca. 10l/día.

Es frecuente la producción de 3 a 5 cerdos por EAP para el consumo propio, mantenidos en corral. Los EAP con producción de subsistencia presentan variedades de tamaño menor, alto porcentaje de grasas y menor capacidad de reproducción. El resto cuenta con variedades de mejor genética productiva.

Prácticamente cada EAP mantiene aves de corral, diferenciándose, esencialmente, la calidad productiva de las aves. Se encuentran variedades locales y de producción comercial; el número puede oscilar entre las 5 a 10 unidades en los EAP con producción de subsistencia a aproximadamente 50 aves de mejor genética productiva, en el resto. Aquellos dedicados a la producción comercial, EAP chicos o medianos, mantienen grupos de hasta 150 a 200 aves, con ciclos de engorde de tres a cuatro meses. Estos adquieren tanto los polluelos como el alimento balanceado y disponen de instalaciones cerradas para la cría en suelo.

↓95

IV. Disponibilidad de implementos agrícolas y de mano de obra

La presencia de máquinas o herramientas agrícolas se reduce a la rastra y arado, los EAP medianos y grandes disponen, en su mayoría, de un tractor antiguo, los EAP chicos generalmente cuentan sólo con yunta de buey o caballo El 80% de los chicos y los medianos o grandes disponen del denominado arado “tatú”, el resto emplea la rastra o la azada. El arado tatú se destina a rotar la tierra a mayor profundidad. Los EAP con producción de subsistencia acceden sólo a herramientas manuales.

La contratación de mano de obra se realiza por jornal, especialmente en los EAP chicos y medianos, y sólo en temporadas de alta demanda de trabajo. Los EAP grandes contratan usualmente un peón en forma permanente. El peón permanente reside, frecuentemente, con su familia en la chacra, percibe salario mensual y accede para su consumo, a una parte de los productos de granja y de los de huerta, maíz y mandioca, cultivados por ellos mismos99.

3.2.3 Las prácticas agropecuarias y la erosión del suelo

↓96

Los suelos, tras el desmonte, presentan en este territorio una alta productividad100, especialmente, al compararlos con el resto de la provincia o con el asentamiento brasileño lindante, Capanema (tab. 1)101. El municipio de Capanema linda al Este con el municipio A. Guacurarí. Presenta un mismo régimen de suelo, clima y de vegetación natural. Fue fundado sólo diez años antes que el vecino argentino. Allí se observan rendimientos en un 60% inferiores a los promedios originales (ORSO, 1997).

Tabla 1: Comparación de los volúmenes de producción provincial y de los mun. A. Guacurarí y Capanema

Producció n

Unidad

Pcia. de Misiones

Capanema 3

A. Guacurarí

Yerba mate (verde)

kg/ha

3.0001

3.000

10.0004

Tabaco

kg/ha

1.7001

1.500

1.500

Mandioca

kg/ha

13.0002

15.000

25.0004

Maíz

kg/ha

s/d

1.500

2.5004

1 SAGyP (1995)

2 SECRETARÍA de COMERCIO e INTEGRACIÓN (1992).

3 PREFEITURA MUNICIPAL de CAPANEMA (1997).

4 Rendimiento sin fertilizante, con semillas híbridas en el caso del maíz.

Los agricultores locales estiman un determinado período de años, el que depende del cultivo instalado, tras el cual la productividad declina considerablemente. Un caso extremo lo constituye el tabaco. Se espera una alta productividad durante tres a cuatro años. Tras este período se observa una marcada reducción de la productividad. El cultivo se continúa en una nueva parcela, demarcada en tierra virgen.

↓97

En los trópicos iberoamericanos, múltiples prácticas de manejo del suelo, desarrolladas para las zonas templadas, han sido introducidas, delineando un manejo de suelos no apto para estos ecosistemas y contribuyendo a la decadencia de la productividad agrícola de estos suelos (PRIMAVESI, 1984). Las familias adjudicatarias en la repartición de lotes del mun. A. Guacurarí, preponderantemente oriundos de la Provincia de Misiones, pertenecen, en su mayoría, a grupos descendientes de inmigrantes del Norte y Este europeo. En el municipio se observa un patrón de manejos de suelos no indicado para estos ecotipos, entre otros, la exposición de suelos al sol y al impacto de las lluvias tras la remoción de la cubierta vegetal, sin la instalación inmediata de una nueva; el uso de fuego para eliminar material vegetal anterior; el uso de aradas, que rotan las capas de suelo, enterrando la capa de materia orgánica y grumosa del suelo y exponiendo la porción inestable, de mayor susceptibilidad a la erosión. Puede suponerse que el uso de estas técnicas puede haber sido aportado por la tradición de los agricultores de orígenes remotos y por el intercambio sobre técnicas favorables a las zonas templadas, mayoritarias en el resto del país, las que contribuyen a la erosión observada por los agricultores locales.


Fußnoten und Endnoten

73  CABRERA (1971).

74  INDEC (1992).

75  INDEC (1996).

76  INDEC (1996).

77  MINISTERIO de ECOLOGÍA y R. N. R. (1998).

78  MINISTERIO de ECOLOGÍA y R. N. R. (1998).

79  MINISTERIO de ECOLOGÍA y R. N. R. (1998).

80  Originalmente la yerba se extraía de árboles silvestres, hasta principios del siglo XX era importada del Paraguay o del Brasil. Desde la primera plantación en 1903, en la Pcia. de Misiones, la superficie de las plantaciones de yerba mate fue incrementándose, hasta su regulación, de plantación y cosecha, por parte del poder Ejecutivo Nacional, mediante la Ley 12.236, en 1935, y su modificación, en 1961, por la Ley 16.434 (MINISTERIO DE AGRICULTURA y GANADERÍA, 1971). Posteriormente se desregula el control sobre plantación y cosecha. En la campaña 1998/99 la sobreproducción se regula mediante subvenciones por no cosechar, otorgadas a plantaciones pequeñas (hasta 10ha).

81  Intentos de producción en otras regiones tropicales, con regímenes climáticos similares, en América del Norte, Asia y Africa, han fracasado hasta la actualidad (FRANKE, et. al., 1994; MINISTERIO de AGRICULTURA y GANADERÍA, 1971).

82  En Europa su uso se reduce al denominado “té digestivo” o “terapéutico” (MINISTERIO de AGRICULTURA y GANADERÍA, 1971).

83  En la década del setenta el consumo interno se estimaba en 5kg/hab. (MINISTERIO de AGRICULTURA y GANADERÍA, 1971).

84  MINISTERIO de ECONOMÍA y OBRAS PÚBLICAS (1996b).

85  Datos propios.

86  SAGyP (1995), MINISTERIO de ECONOMÍA y OBRAS PÚBLICAS (1996b).

87  Se incluye sólo las plantaciones con edades mayores a los 2 años (MINISTERIO de ECOLOGÍA y R. N. R., 1998).

88  En 1980 se registra una superficie de 184.130ha de bosques implantados (SECRETARÍA de COMERCIO e INTEGRACIÓN, 1992), en 1988 de 257.236ha (INDEC, 1991).

89  Las plantaciones comerciales comienzan en 1942, destinándose principalmente a cubrir el mercado interno nacional; fueron constantemente promovidas por planes y programas nacionales y provinciales, dando paso a una importante industria maderera; en la actualidad el objetivo se centra en la diversificación e incorporación de tecnología, a fin de obtener mayor valor agregado, accediendo a nuevos mercados (SECRETARÍA de COMERCIO e INTEGRACIÓN, 1992; SAGyP, 1995).

90  La diversidad de especies arbóreas supera el centenar, sin embargo sólo unas treinta presentan valor comercial (SECRETARÍA de COMERCIO e INTEGRACIÓN, 1992).

91  SAGyP (1995).

92  SECRETARÍA de COMERCIO e INTEGRACIÓN (1992).

93  Basado en recopilaciones propias.

94  El Anexo 3 se detalla la estructura y producción agropecuaria de un EAP chico con producción mixta.

95  Sistema de clasificación relativa al uso, donde el tipo 9A presenta mayor aptitud para el uso agropecuario mecanizado, que los tipos 6A y 6B, con mayor pendiente y pedregosidad, con aptitudes sucesivamente menores en el orden citado (MANCINI, 1962 - 1963a-b).

96  Idem pie de nota 95.

97  Idem pie de nota 95

98  Se trata de familias cuyo culto religioso no les permite dedicarse a la producción de tabaco, en su mayoría son de origen brasileño.

99  El sistema es similar al señalado por ELLIS (1988) como alquiler de servicios laborales (rent in labour services). Este modo de contratación es de origen feudal, en el cual el acceso del agricultor a la tierra para cubrir sus necesidades de subsistencia se supedita al cumplimiento de las obligaciones de trabajo para con el propietario; el mismo persiste hoy en día en algunas sociedades de Iberoamérica (ELLIS, 1988).

100  Se denomina productivo a un suelo, que con suficiente agua y nutrientes, es capaz de producir cosechas (PRIMAVESI, 1984).

101  Cabe destacar que excepto por el cultivo de tabaco, la mayoría de los productos agrícolas de A. Guacurarí son obtenidos sin el uso de fertilizantes, limitando la comparación sobre la base de datos estadísticos no discriminados.



© Die inhaltliche Zusammenstellung und Aufmachung dieser Publikation sowie die elektronische Verarbeitung sind urheberrechtlich geschützt. Jede Verwertung, die nicht ausdrücklich vom Urheberrechtsgesetz zugelassen ist, bedarf der vorherigen Zustimmung. Das gilt insbesondere für die Vervielfältigung, die Bearbeitung und Einspeicherung und Verarbeitung in elektronische Systeme.
DiML DTD Version 4.0Zertifizierter Dokumentenserver
der Humboldt-Universität zu Berlin
HTML-Version erstellt am:
12.10.2006