El modelo

↓97

El modelo de análisis del sistema agropecuario se presenta a continuación. De acuerdo a la metodología propuesta en este trabajo, el uso de la tierra se analiza definiendo la organización de los componentes del sistema agropecuario y su funcionamiento a través del modelo específico para el caso de estudio. El modelo comprende las relaciones específicas entre constantes, parámetros y variables que describen el funcionamiento del sistema agropecuario en el caso particular del área de estudio. En concordancia con este principio, estas relaciones se determinan en forma particular para el estudio concreto del uso de la tierra según la información recopilada en la reseña participativa y en la clasificación de tierras con aproximación paisajista.

En la primera porción de este capitulo se describe el modelo específico del funcionamiento del sistema agropecuario a través de cláusulas, expuestas como ecuaciones o en forma tabular. Aquí se detallan los valores de las constantes y las restricciones que se consideran relevantes a la construcción del modelo. Sus valores son de validez para el total de unidades pertenecientes a un conjunto definido dentro del sistema agropecuario, en el marco de un escenario particular. La segunda porción del capítulo define los valores de los parámetros del modelo.

↓98

Los parámetros son valores constantes para un establecimiento agropecuario individual, en el marco de un escenario particular. Aquí se indica el método empleado para determinar los valores de los parámetros. Conjuntamente se describen los rangos de valores de los parámetros de los sistemas agropecuarios determinados por el modelo.

El contraste de los valores de los parámetros para la situación inicial del modelo con la situación actual detallada según las reseñas locales permite comprobar la capacidad de la metodología propuesta para caracterizar el uso actual de la tierra a escala local hasta la escala regional. Al final del capítulo se discute este procedimiento y se define el error del modelo establecido para analizar el uso de la tierra.

El análisis del comportamiento de las variables permite evaluar el impacto ecológico y socioeconómico del uso agropecuario de la tierra en el escenario particular y a la escala de percepción definida en cada caso. En el presente trabajo este análisis permite evaluar la capacidad de la metodología propuesta para analizar el uso de la tierra. El análisis del comportamiento de las variables del modelo en la situación inicial y en diversos escenarios se desarrolla en el capítulo siguiente (cap. 5). La capacidad de la metodología se discute en el capitulo 6.

↓99

El modelo comienza caracterizando el funcionamiento de la unidad espacial de estudio, el EAP. Este modelo se integra en un modelo superior, el cual define el funcionamiento del sistema agropecuario. El espacio físico se acota por la unidad administrativa a escala de distrito, específicamente, el mun. A. Guacurarí. La escala mínima corresponde a la unidad de paisaje, definida en la sección 4.1.2.1. La unidad temporal de análisis es el año productivo, abarcando 360 días. La escala temporal máxima equivale al período abarcado por el ciclo de producción del cultivo más longevo: la yerba mate. Éste es de veinte años. La mínima corresponde al día de trabajo, definido en la sección 4.1.5. Los valores de las constantes se exponen conjuntamente a la presentación del modelo. A continuación se presenta el modelo del funcionamiento del EAP, luego el del asentamiento rural y finalizando este capítulo, se presenta el valor inicial de los parámetros, precedido por el método empleado para su definición.

4.1  El establecimiento agropecuario

El funcionamiento de la unidad de estudio se describe a través del cálculo del margen bruto. El margen bruto define el desarrollo del total de las actividades agropecuarias.

Una actividad agropecuaria se diferencia de otra por el producto logrado, los insumos requeridos y la intensidad de producción. Un cultivo se caracteriza por una variedad biológica y por el producto logrado. Esta diferenciación toma validez, por ejemplo, en el caso de la producción de pollo. Ésta comprende tanto la cría de animales locales, como la de variedades de alto rendimiento. Ambos se consideran dos actividades y dos cultivos diferentes. El método de producción, así como el producto final, es diferente.

↓100

Se asume que cada cultivo desarrollado dentro del EAP equivale a una única actividad. Esto conduce a que el número de actividades igualen, dentro de un mismo EAP, al número de cultivos.

La orientación de la producción hacia la venta o hacia el consumo propio no diferencia una actividad de otra.

Considerando un mismo cultivo, el reemplazo de un insumo por otro sustitutivo102 no se asumen determinantes de una actividad diferente. Esto significa, que la incorporación de tecnología permitiendo una expansión extensiva de la producción, e. d., la extensión de superficie dedicada a un determinado cultivo, se analiza como una misma actividad con variantes en el nivel de determinados insumos (input). Este es el caso de la incorporación de tractor para reemplazar el uso del animal de fuerza o el de la sembradora manual, los que reducen los tiempos de las labores respectivas, y el uso de herbicida, que disminuye el requerimiento de labores de cuidados culturales mecánicos. Asimismo, se consideran insumos sustitutivos de trabajo familiar, la contratación del desmonte, de la cosecha de yerba mate y de la destilación de esencias aromáticas. Estas variantes, entre insumos sustitutivos, se reflejan en los costos demandados para el desarrollo de la actividad dada, en la demanda de trabajo y en la capacidad de extender la producción en superficie.

↓101

Respecto a la producción vegetal, la yerba mate y el maíz muestran una incorporación de tecnología conducente a una intensificación de la producción. Se diferencian dos modalidades de actividades para cada uno de estos dos cultivos. En el caso de yerba mate, una, sin agroquímicos y bajo nivel de manejo, la otra, conducente a un aumento en el rendimiento, incorporando agroquímicos y un nivel de manejo más elaborado. En el de maíz, se diferencia entre la producción con semillas locales y con semillas híbridas, resultando en un rendimiento mayor y en un producto diferente.

Dentro de la producción animal, se discriminan como actividades diferentes: la producción extensiva vacuna, con suplemento alimenticio en el invierno, desarrollada en praderas con aspecto de parque, y la semi-intensiva, con suplemento alimenticio diario, desarrollada en praderas abiertas, denominadas localmente potreros. La producción de pollo se diferencia entre la extensiva, con suplemento alimenticio diario –dedicada al consumo propio-, y la intensiva, lograda en criaderos con uso de alimento balanceado, orientada a la comercialización.

Las actividades evaluadas corresponden exclusivamente a actividades agropecuarias103. Sin embargo, la remoción de bosque necesaria para el desarrollo de la producción agropecuaria se incluye dentro de la evaluación del margen bruto de la actividad correspondiente dentro de los costos. Igualmente, el usufructo de la madera obtenida se considera como subproducto de la actividad para la cual se lleva a cabo el desmonte. Este subproducto no se considera en el caso de los EAP menores a las 14,5ha. Según las descripciones locales, estos no comercian los rodillos extraídos.

↓102

El modelo no incorpora la posibilidad de disponer de capital ajeno.

El capital fundario –la tierra libre de mejoras y las mejoras- es excluido de los cálculos. La tierra fue adquirida por los agricultores en adjudicación para su uso agrícola. El traspaso de la propiedad de las mismas a los agricultores se encuentra aún en proceso. Sólo algunos EAP son verdadera propiedad de las familias que los explotan. La evaluación de las mejoras no se incorpora, dado que de acuerdo con la información local son poco frecuentes. Dada la heterogeneidad de casos respecto a la situación de propiedad de tierras y la complejidad de valorar el capital fundario, se simplifica el modelo excluyéndolo de la evaluación.

El capital de explotación fijo inanimado –carro, herramientas, tractor y vehículo de transporte- es generalmente antiguo, superando en su mayoría el período de amortiguación de los mismos. Su estado es fundamentalmente precario y la reposición es escasa. No se los incluye en los cálculos. Bajo estos considerandos, se excluyen los cálculos de cuenta de capital.

↓103

Los costos fijos, o sea, aquellos originados por la manutención de la infraestructura de la empresa, se mantienen en extremo reducidos. No se espera mayores gastos en oficinas o asesoría. Los gastos de conservación de praderas y de cultivos perennes se distinguen entre insumos y labores específicas como costos de las actividades respectivas. Los gastos de movilidad no se discriminan y estarían incluidos dentro del rubro otros, el que incluye gastos mínimos por hectárea producida, de difícil diferenciación. Se estima que los productos alimenticios allí consumidos se extraen en gran parte de la producción del EAP, y se los considera parte de las erogaciones privadas de cada consumidor, no conformando gastos de infraestructura. Igualmente se estima que la manutención de la vivienda no constituye una erogación significativa y se excluye del modelo cualquier impuesto. Tratándose de una empresa familiar, no se diferencia una remuneración especial para el productor por la gestión empresarial.

El tamaño del rodeo de cada actividad pecuaria se asume como constante.

En el área de estudio se encuentran, mayoritariamente, EAP familiares. Un reducido número podría considerarse en una fase de transición. Como una simplificación del modelo, se los considera al total establecimientos agropecuarios familiares.

↓104

Los cálculos económicos emplean como unidad monetaria US$104.

A continuación se presenta el modelo del cálculo del margen bruto total, presentando el razonamiento que sustenta las restricciones desde el contexto local. El cálculo del margen bruto sirve de base para estimar los indicadores de éxito económico: intensidad, productividad y rentabilidad. El cálculo de estos indicadores en el marco del modelo del caso de estudio se expone al final de esta sección.

4.1.1  El margen bruto total

El ingreso bruto total (IB) menos los costos variables proporcionales (CV) y los costos de trabajo (T) requeridos para llevar a cabo la producción agropecuaria componen el margen bruto total o margen bruto II (MBT).

↓105

MBT = IB – CV – T

(1)

El IB menos CV componen el margen bruto I (MBI).

MBI = IB – CV

(2)

↓106

El MBT es, a su vez, la suma de los márgenes brutos II (MBII i) de cada una de las actividades productivas i = 1,..., m, donde m es la cantidad de actividades productivas desarrolladas por el EAP.

(3)

↓107

MBII i = IB i CV i T i

i = 1, ..., m

(4)

4.1.2 El programa de cultivos

El programa de actividades (AP) especifica la superficie en hectáreas –producción vegetal- o el número de unidades productoras –producción animal- de cada una de las actividades (p i), con i = 1, ..., m, desarrollados por el EAP a lo largo del año.

(5)

↓108

El modelo diferencia las actividades entre:

El programa de actividades está supeditado a las siguientes restricciones:

↓109

La suma de trabajo (t i) demandado para desarrollar el total de actividades (m) incluidos en el programa de actividades no puede superar el total de fuerza de trabajo disponible por el mismo (t max). En el caso de los cultivos perennes o los evaluados por más de un año, la suma de trabajo se calcula como el trabajo promedio demandado por año, con relación a los años evaluados.

(6)

La suma de áreas destinadas a los m cultivos, representando cada uno la respectiva actividad, es igual a la destinada a la suma de superficie con uso agropecuario (S p).

↓110

(7)

4.1.2.1  El uso de la tierra

El suelo total disponible por el EAP se compone de parcelas; las parcelas se definen como las unidades de paisaje reconocibles a la escala de percepción del EAP. Se considera parcela a la unidad de paisaje que presente una superficie mínima de 0,3ha. Para su reconocimiento, las parcelas se diferencian por el uso agroecológico actual105. Este puede comprender el uso agropecuario (S p), el forestal (S b) y el de la de reserva obligatoria para fines de conservación de la naturaleza (S w).

S = S p + S b + S w

(8)

↓111

Las plantaciones forestales pueden deber su origen tanto a objetivos de lucro, en una minoría de EAP, como al cumplimiento de las reglamentaciones que exigen la reforestación de un porcentaje del área desmontada. El interés comercial y grado de atención y manejo dedicado a las mismas puede ser altamente variable, obteniéndose, probablemente, resultados muy diversos. Por esta razón y considerando que el tiempo de crecimiento de los rodales puede extenderse por períodos superiores a los 20 años, excediendo el marco temporal definido para el modelo de análisis, la explotación forestal no se incluye dentro de los cálculos económicos; en el modelo, el área forestal se incorpora como un espacio restringido al uso productivo.

La superficie máxima absoluta de uso agrícola está restringida por S w. S w se estima en el modelo como un mínimo de 15% de S. S w puede componerse por la suma de áreas dispersas dentro del EAP.

S w 0,15 S

(9)

↓112

Cualquier área no autorizada para ser incorporada a la producción se define como S w.

La superficie máxima relativa para uso agrícola no puede exceder el número de años de la antigüedad del EAP (A) por el total de hectáreas máximas reglamentadas para la habilitación del desmonte, menos el 15% de superficie destinado a la forestación obligatoria. La antigüedad es el período de tiempo en años entre el momento cero del modelo (1998) y el año de adjudicación del EAP para su explotación agropecuaria. Según la reglamentación vigente, se permite remover la vegetación nativa en un máximo de 10ha el primer año y 5ha, en cada uno de los años siguientes. El área desmontada debe destinarse a la producción agropecuaria, menos un 15% del mismo, el cual debe ser forestado.

S p + S b ≤ ( ( A – 1 ) 5 ) + 10

(10)

↓113

S b 0,15 S p

(11)

donde A = 1998 – año de adjudicación.

La superficie agrícola útil comprende el total de parcelas con uso agropecuario. Estas parcelas pueden presentar uso anual (Y), uso perenne (F), y uso pecuario (C).

El total de tierras destinadas al logro de la actividad i se representa por la superficie total de las parcelas desarrollando esa actividad (s i). Una actividad se incluye en los cálculos de uso de la tierra, sólo si la superficie total por año, dedicado al mismo, es igual o mayor al tercio de hectárea.

↓114

p i ≥ 0,3

i p ex

(12)

p i 0

i p in

(13)

Las actividades de granja se consideran independientes de la superficie, dado el bajo insumo de tierras, por lo que no se evalúan en los cálculos de uso de superficie; considerando que la producción láctea se incorpora como un subproducto de la producción de carne, tampoco se la incorpora. El uso anual puede abarcar seis cultivos, el uso perenne, siete cultivos y el uso pecuario, dos (tab. 2).

(14)

↓115

donde

Y ∩ F =

Y ∩ C =

F ∩ C =

(15)

Se asume que la superficie total de cada EAP no varía dentro del total del período evaluado.

↓116

Tabla 2: Actividades productivas incluidas en el cálculo de la superficie agrícola útil

Uso anual

Uso perenne

Uso pecuario

Tabaco

Maíz

Mandioca

Poroto

Zapallo

Sandía

Yerba mate

Papaya

Cítrico

Banana

Menta

Citronela

Lemon grass

Producción de carne semi-intensiva

Producción de carne extensiva

4.1.2.2 El rendimiento

El rendimiento logrado con una actividad (E i), con i = 1, ..., m y m igual al número de actividades, es específico de una dada parcela (j) definiéndose E ij, con j = 1, ..., l y l igual al número de parcelas presentes en el EAP. E ij es función de la edad de la parcela (Z j), de la edad de la producción en años (z i), donde z varía entre el año cero (año de instalación del producto) al número de años del ciclo del cultivo (año en que se abandona el cultivo) –como es el caso de actividades agrarias longevas- y del tipo de suelo (B j). Los valores iniciales de rendimiento incorporados al modelo se refieren a la situación inicial de estudio y las técnicas y grado de manejo predominantes en el área de estudio.

E i,j = f ( B j , z i , Z j , i )

i m

j l

(16)

↓117

El modelo se simplifica incorporando una serie de supuestos para definir la situación inicial:

4.1.3 Ingreso bruto

El ingreso bruto (IB) del EAP se compone de la suma de los ingresos brutos del total de las m actividades evaluadas.

↓118

(17)

El ingreso bruto de cada actividad i (IB i) se define como la multiplicación entre el rendimiento total de producto por año obtenido (E i) por el precio neto de venta (PNV i) del mismo, más el ingreso logrado mediante subproductos, calculado usando el rendimiento anual del subproducto (Esp i) y el precio de venta del mismo (PNVsp i).

IB i = E i PNV i + Esp i PNVsp i

i m

(18)

↓119

Las modalidades de producción orientadas hacia el consumo propio o de mercado se evalúan con idéntico precio de venta. El precio de venta se refiere tanto a venta en chacra, como en el destino de venta, acorde con la modalidad prevaleciente en el área de estudio para cada producto. Diferente precio de venta recibe aquel producto cuya calidad permita discriminarlo. Este es el caso de la producción porcina, en la cual, se diferencia entre la producción de cerdos locales y de variedades mejoradas, asignándosele al primero un menor precio de venta que al segundo, dado el alto contenido de grasa en la carne de los primeros.

4.1.4 Costos variables proporcionales

Los costos variables proporcionales (CV) incluyen los costos directos (CD), el costo de transporte de los productos puestos en mercado (M) y un margen de error de costos (e)106.

Los costos directos se descuentan con un interés anual Φ, evaluado sobre el tiempo promedio de inmovilización de fondos, equivalente a un período de seis meses, asumiendo que los gastos demandados por la producción agropecuaria se distribuyen a lo largo del año. La Rep. Argentina disfruta al momento cero del modelo de una década de estabilidad en relación con el valor de la moneda. El monto de inflación permanece relativamente constante, por lo que se adopta como tasa de interés el valor internacional, correspondiente al de la banca suiza. El índice de descuento anual (Φ) se toma igual al 4% anual.

↓120

i = 1, ..., m

(19)

Los costos directos (CD) incluyen los fondos inmovilizados en insumos agrícolas (in), e. d., semillas o plantines y agroquímicos, los destinados al uso de maquinarias (mq), los de reposición de unidades pecuarias (cr), de suministro de alimento (ft) y de antibióticos para la producción animal (md) (tab. 3).

CD = in + mq + cr + ft + md

(20)

↓121

Tabla 3: Costos variables del modelo

Producción agrícola 1

den. 2

U. p. c. 3

Producción pecuaria 4

den.

U. p. c.

Insumo

Maquinarias

in

mq

kg/ha; l/ha

US$/ha

Reposición de u.

Alimento

Antibiótico

cr

ft

md

u./año; US$/u. 5

kg/u.; kg/año/u.; US$/kg;

US$/u.

1: los costos se computan como US$/ha; 2: den.: denominación del insumo; 3: U. p. c.: Unidad pivote de cálculo; 4: los costos se computan como US$/año; 5: u.: unidad animal.

El costo demandado por el insumo de materiales (in) se refiere al empleo de semillas o vástagos y de agroquímicos: fertilizante, herbicida, insecticida y fungicida. El costo se evalúa como el volumen o número de unidades del insumo j utilizado por ha (vh j,i) en la actividad i, con i = 1, ..., v actividades de la producción vegetal, por el precio de la unidad del insumo j (c j). El total de insumos se designa como n.

(21)

↓122

Los costos de maquinarias (mq) se contemplan, sólo, en la producción vegetal. Incorporan los requeridos por las maquinarias propias (mp) y la contratación de ajenas (ma) para cada actividad i, donde i = 1, ..., v actividades de la producción vegetal.

(22)

Los costos de máquinas propias se refieren al combustible empleado para desarrollar las tareas de labranza de la tierra con un tractor. El costo del combustible empleado para las tareas de labranza se evalúa como un monto fijo de costo de combustible por DH (cb) consumido por el uso del tractor, multiplicado por el esfuerzo de trabajo (t i,j), evaluado en DH/ha, invertido en la labor j, con j = 1, ..., l tareas de labranzas, demandado en la actividad i, con i = 1, ..., v actividades de la producción vegetal.

↓123

(23)

Los costos de máquinas ajenas (ma) incluyen las erogaciones destinadas a la contratación de desmonte, labrado de la tierra, la cosecha y transporte de la yerba mate y la destilación de esencias aromáticas. Las tareas de labranza se evalúan como el costo de la labor j por ha (c i,j), con j = 1, ..., l tareas de labranza, destinado a la actividad i. Las tareas de cosecha y de procesamiento, delegadas a contratistas, se computan como el costo por unidad de volumen (pr i,k) de la labor contratada k , con k = 1, 2 –referidas a la destilación de aromáticas y a la cosecha y transporte de yerba mate, respectivamente- por el rendimiento por ha (E i) logrado con la actividad i.

(24)

↓124

El costo total de la reposición (cr) de individuos de la producción animal se computa como el precio del valor de compra de un individuo (VN ij) de la actividad i, con i = 1, ..., a actividades de la producción pecuarias, por el número promedio de individuos repuestos por año (r i) en la actividad i.

(25)

El costo de alimento (ft) se calcula como el costo por unidad (c i,j) del alimento j, con j = 1, 2 tipos de alimento, en la actividad i, con i = 1, ..., a actividades de la producción animal, multiplicado por el volumen (vl i) de cada tipo de alimento requerido por año por un individuo –evaluado como el promedio del requerimiento alimenticio diario a lo largo del ciclo de producción multiplicado por el número de días del año-, por el número promedio de individuos mantenidos en el rebaño (n i). Se consideran dos tipos de alimento, maíz y mandioca. El maíz puede obtenerse de la producción propia, o adquirirse como alimento balanceado. La provisión de mandioca se logra exclusivamente con producción propia. Los costos de verdeo no se incluyen dentro de los de alimento (se consideran dentro de los costos de mano de obra, computados como tareas diarias).

↓125

(26)

El uso de antibióticos (md) se refiere a la aplicación de vacunas y de tratamientos curativos. Se presume un monto fijo de antibióticos aplicados por individuo en cada actividad pecuaria i, con i = 1, ..., a actividades de la producción animal. Los costos computan el número de promedio de individuos (n i) presentes en el rebaño de la actividad i, multiplicado por el costo del tratamiento por individuo (c i).

(27)

4.1.5 Trabajo

↓126

El trabajo (t) se discrimina según la relación contractual entre el trabajador y el EAP. Comprende el trabajo familiar (t f), el trabajo externo a jornal diario (t d) y el trabajo externo con contrato permanente (t c).

t = t f + t d + t c

(28)

Una unidad de trabajo se representa como día hombre (DH). El insumo de trabajo se refiere al total por año laboral. Un DH equivale a ocho horas de trabajo continuo. Un año laboral abarca 312 DH.

↓127

El trabajo familiar no puede tomar el valor cero y no excede el número de DH/año laboral por el número promedio de integrantes de familia disponibles para participar en las labores rurales. El número de integrantes de familia se considera fijo y se incorpora como constante al modelo. Se considera que la familia rural presenta 6 integrantes. Se supone que tres son integrantes masculinos y tres femeninos. Se supone que la propietaria femenina está a cargo, asimismo, de las tareas domésticas, para las cuales requiere un mínimo de 0,5DH, el cual no puede ser aportado al EAP107. Del mismo modo se supone que cuatro integrantes son hijos con edad escolar y sólo cooperan un máximo de 0,5DH en períodos de alto requisito de trabajo. Bajo estos supuestos, el máximo de mano de obra familiar disponible es de un trabajador por tiempo completo y de cinco participando un máximo de 0,5DH en el EAP.

0 t f ≤ 1092

(29)

El trabajo externo a jornal no está limitado.

↓128

0 ≤ t d

(30)

El trabajo externo contratado en forma permanente puede ser cero y alcanzar en la situación inicial un máximo del total de DH provisto por un máximo de un asalariado.

0 t c ≤ 312

(31)

↓129

El intercambio de trabajo entre familias de distintos EAP (ayutorio) no se contempla, dado que se asume que el aporte permutado se equipara a lo largo del año.

Se asume que en la situación inicial disponen de un asalariado con contrato permanente, sólo los EAP con un mínimo de superficie (S) de 50ha.

S 50ha

t c = 0

(32)

↓130

De acuerdo a la información obtenida, los propietarios de EAP mayores a 75ha residen generalmente en el asentamiento urbano. Se toma como valor umbral las 78ha de superficie, caso en el cual, si la familia propietaria reside fuera del EAP, el mismo cuenta con un asalariado permanente. En éste caso, se supone que el agricultor propietario se traslada al EAP, participa de las tareas agropecuarias y asume, principalmente, el manejo del mismo, mientras que el resto de la familia permanece en el asentamiento urbano.

S ≥ 78ha

t c ≠ 0

t f ≤ 312

(33)

Asumiendo una relativa baja disponibilidad de tecnología, se considera que la incorporación de mano de obra externa se destina a reemplazar las tareas de mayor esfuerzo físico o parte de labores periódicas, permaneciendo como trabajo familiar las q labores mecanizadas destinadas a las m actividades.

↓131

(34)

Se asume que las tareas de manejo y de organización, requeridas por cada actividad, son exclusivo trabajo familiar y se incorporan automáticamente a cada labor correspondiente, realicen los propietarios el total del esfuerzo de trabajo o parte del mismo, por lo que no se discriminan como actividades independientes.

Se supone, asimismo, que se destinan escasos esfuerzos laborales a la administración del EAP, por lo que ésta no se incluye en el cálculo de costos de trabajo.

↓132

Las labores agropecuarias se discriminan entre las labores requeridas por las v actividades de la producción vegetal y las a animal.

Se supone que el EAP dedica un mínimo de trabajo tanto a la producción vegetal como la animal.

(35)

(36)

↓133

El trabajo (t i) destinado a las v actividades de la producción vegetal se discrimina entre las labores de desmonte, labrado de la tierra, siembra, transplante, cuidado cultural mecánico, cuidado cultural químico, cosecha, procesado y transporte. Como labrado de la tierra se considera el arado y uso de rastra. La tarea de siembra puede subdividirse, de acuerdo a los requerimientos de la actividad, en preparación del almácigo, siembra, cuidado cultural y transplante. Las labores requeridas por la producción animal se asumen periódicas, distribuidas homogéneamente a lo largo del año, a las que se les dedica escaso esfuerzo de manejo, no se las discrimina en formas menores. Se calculan como un monto de trabajo anual (t j), con j = 1, ..., a actividades de la producción animal, más una constante de error (e j).

(37)

El costo del trabajo (T) resulta de la combinación de trabajo agropecuario (t) por el costo de una unidad de trabajo (c t).

↓134

T = ( t d + t c ) c t

(38)

El trabajo familiar no se incluye en el cálculo de costos108.

T f = 0

(39)

↓135

El costo de una unidad de trabajo se cuantifica en US$/DH.

Las tareas delegadas a contratistas no se incluyen en los cálculos de costos de trabajo, sino en los de costos de máquinas ajenas. Las tareas posibles de ser delegadas a contratistas son el desmonte, el labrado de la tierra, la cosecha y transporte de la yerba mate y el procesado de productos aromáticos; en su lugar se evalúa el trabajo familiar de contratación y supervisión del servicio.

4.1.6 Actualización de los valores de flujo

Los ingresos y egresos de los cultivos perennes varían a lo largo de los años de su ciclo de producción (z). El valor de los indicadores de input o output (x i), flujos de egresos o ingresos de cada uno de los i cultivos perennes (F), se actualizan, a fin de poder ser comparados con los de los cultivos anuales. Se emplea el cálculo del valor de la renta promedio109. El cálculo se modifica en relación con el primer año. El primer año del ciclo de un cultivo perenne se considera equivalente al de un cultivo anual. El resultante de la diferencia entre ingresos y egresos del primer año se considera equivalente al del monto requerido a modo de inversión para el logro del cultivo perenne. De acuerdo con este razonamiento, en el cálculo final del valor actual del indicador de éxito económico del cultivo perenne, el valor referido al primer año del ciclo se incorpora sin modificarse por un índice de descuento anual.

↓136

(40)

donde z = total de años del ciclo del cultivo i.

4.2 El sistema agropecuario

El sistema agropecuario se define como una matriz, cuyos elementos describen a las unidades de estudio. Las unidades se definen en el espacio físico. El sistema agropecuario presenta un componente natural y uno socioeconómico. Las características del sistema se modifican de acuerdo con la dimensión temporal.

A continuación se expone el modelo mediante el cual: se caracteriza el sistema en la situación inicial y en relación con el espacio físico, se define la función de sus componentes y se calculan los indicadores socioeconómicos.

4.2.1  El espacio físico

↓137

El sistema agropecuario se compone de n EAP. El EAP i, con i= 1, ..., n, constituye un polígono. La referencia geográfica de lados del polígono define al EAP i en la dimensión espacial110. Los n EAP se describen en la matriz SA. El EAP i es caracterizado mediante la fila i.

Las columnas de la matriz SA contienen los valores del total de los parámetros que describen a los n EAP. Se determinan las submatrices comprendiendo los parámetros básicos (BS) y los generados, relativos a la administración rural (AR) y al programa de actividades (PS). La matriz SA se compone de tres submatrices:

SA = [BS AR PS]

(41)

↓138

La submatriz de parámetros básicos (BS) describe a la unidad en el espacio físico: superficie y relación espacial con respecto a las otras unidades, de una misma o distinta clase, ambiente físico y uso actual de la tierra.

Las unidades funcionales de estudio del modelo comparten el espacio físico con otras unidades administrativas o físicas, definidas al mismo nivel. De relevancia al caso de estudio son las escuelas rurales, los asentamientos urbanos, las áreas protegidas, las vías de tránsito y los cuerpos de agua. Estas se caracterizan de acuerdo a parámetros básicos: ubicación y superficie o extensión lineal.

Las características físicas de mayor relevancia para la producción agropecuaria a la escala de distrito pueden resumirse en: clima, suelo, topografía e hidrología. El clima puede considerarse homogéneo a lo largo del área de estudio111. Por lo tanto, no se determinan unidades menores. El suelo, la topografía y la hidrografía se evalúan de acuerdo a las restricciones físicas que imponen a la agricultura: productividad y relieve. Ambos factores se agrupan en el modelo bajo una misma clase de unidad de ambiente, determinando niveles de capacidad productiva del suelo. Asumiendo que los límites de las unidades administrativas “sectores” del área de estudio se ordenaron respecto a factores de suelo y relieve, el espacio físico se subdivide en sectores administrativos para su caracterización. Se asume que el total de EAP presentes dentro de un sector administrativo muestra condiciones agroecológicas similares.

↓139

El uso de la tierra se diferencia en s tipos de uso de la tierra. Un tipo de uso de la tierra es aquel que puede ser reconocido mediante la fotointerpretación de material remoto. El uso de la tierra se detalla a escala de parcela agropecuaria, en el paisaje agropecuario, identificada por el cultivo, y de unidad de paisaje, en el ambiente natural, identificada por la vegetación espontánea.

Los valores de la submatriz correspondiente a los parámetros relativos a la administración rural (AR) –año de adjudicación, disponibilidad de maquinarias y de fuerza de trabajo externa- y al programa de actividades (PS) –comprendiendo las m actividades agropecuarias- se determinan por operaciones aritméticas, lógicas, transformaciones de valores lineales y con componente de azar.

Las unidades de estudio se agrupan en regiones. Estas pueden definirse a uno o varios niveles superiores de jerarquía, según el criterio de homogeneidad, el funcional y el administrativo. La regionalización según criterio de homogeneidad se realiza para caracterizar el área de estudio de acuerdo al uso actual de la tierra. De acuerdo a un criterio funcional se regionaliza según el funcionamiento del EAP dentro del sistema agropecuario y según la función del paisaje. Regionalizaciones administrativas relevantes al caso de estudio son: sector administrativo, “Corredor Verde de Misiones”, municipio. La localización de las regiones jurisdiccionales se define en las cartas geográficas correspondientes al área de estudio112.

↓140

La interacción de la actividad agropecuaria con el ambiente natural se caracteriza mediante índices de análisis de paisaje. Son de relevancia para el caso de estudio: conectividad de áreas, fragmentación, variegación, efecto de borde, espacio interior113.

4.2.2 Clasificación del sistema agropecuario

El sistema agropecuario se divide en cinco clases, diferenciando a los n EAP por su superficie y por la producción característica (tab. 4). La producción característica se considera aquella a la que el agricultor dedica su mayor esfuerzo de manejo. Las dos clases mayores (M y R), equivalentes en superficie, se diferencian en la producción característica. Se asume que dentro de una clase la modalidad predominante de producción y de manejo de cultivos es homogénea.

Tabla 4: Sistema empleado para diferenciar los n EAP según la categoría Clase

Clase

Superficie

Producción característica

S

(5 - 14,5]

Anuales

K

(14,5 - 22,5]

Producción intensiva: tabaco y avícola

Kk

(22,5 - 37,5]

Producción intensiva: tabaco y avícola

M

(37,5 - 398]

Yerba Mate

R

(37,5 - 398]

Ganadería extensiva

↓141

La clase se subdivide según la disponibilidad de maquinarias y de un empleado contratado en forma permanente. Se consideran cuatro subclases (tab. 5).

Tabla 5: Sistema empleado para diferenciar los n EAP según la categoría Subclase

Subclase

Disponibilidad de

maquin arias

empleado permanente

a

0

0

b

1

0

c

0

1

d

1

1

Como una simplificación y basándose en las descripciones locales, se tomaron en cuenta las posibilidades de mayor frecuencia, considerando al resto con una frecuencia lo suficientemente reducida, como para omitirlo. Es decir, la proyección del producto de las 5 clases por cuatro subclases resulta en 11 tipos de producción. La clase se indica con itálica en mayúscula y la subclase en forma de subíndice, donde S a se refiere a la clase S y subclase a. Las once posibles modalidades de producción representan los tipos de EAP incluidos en el modelo. Estos se enumeran en la tabla 6.

↓142

Tabla 6: Sistema de clasificación del total de los EAP, detallando la combinación de Clase y Subclase, esperados en el mun. A. Guacurarí

Clase

Subclase

S

a

K

a, b

Kk

a, b

M

a, b, c, d

R

c, d

Se definen cinco vectores clase (CL), binarios, donde el valor 1 indica la pertenencia del EAP a la clase y el valor cero la falta de pertenencia:

CL S = 1 x n

(42)

.

.

.

CL R = 1 x n

↓143

Se definen cuatro vectores subclase (SCL), binarios, donde el valor 1 indica la pertenencia del EAP a la subclase y el valor cero la falta de pertenencia:

SCL a = 1 x n

(43)

.

.

.

SCL d = 1 x n

4.2.3 Indicadores socioeconómicos

El cálculo del margen bruto total por hectárea del EAP conforma una matriz (MBII) cuyos elementos por columna describen las m actividades desarrolladas en cada tipo de producción y por filas, los n componentes del cálculo del margen bruto en referencia a una hectárea, en el caso de la producción vegetal, o a un individuo animal productor, en el caso de la producción animal.

↓144

(44)

Dado que se presentan once tipos de producción, la actividad i, con i = 1, ..., m, es descripta mediante k vectores columna, k = 1, ..., 11 tipos de producción, ordenados en once matrices MBII Sa, ..., MBII Rd. Las actividades no desarrolladas según un tipo de producción son representadas en la respectiva matriz por un vector columna de valor cero.

La matriz PS, m x n, describe el programa de actividades de los n EAP.

↓145

A partir de la matriz PS se obtienen once matrices m x n, referidas a cada una de los tipos de producción (PS Sa , ..., PS Rd). A tal fin, se realiza la proyección del producto entre la matriz PS, donde cada vector fila indica el programa de actividades del EAP i, por cada uno de los vectores describiendo la clase y subclase de EAP. Cada matriz m x n describe el programa de actividades de un único tipo de producción, mientras que los vectores fila, correspondientes al resto de los tipos, toma el valor cero.

PS Sa = PS CL S SCL a

(45)

.

.

.

PS Rd = PS CL R SCL d

La matriz PS j, con j = S a , ..., R d tipos de producción, se multiplica alternativamente por cada uno de los vectores m x 1, describiendo un componente de interés al caso de estudio del cálculo del margen bruto por hectárea, extraídos de la matriz MBII j. Se muestra como ejemplo el caso del cálculo de ingreso bruto (IB j). A partir de la multiplicación de la matriz PS j con el vector ibh j, se obtiene la matriz m x n describiendo el ingreso bruto total (IB) para el tipo de producción j.

↓146

IB j = SPj ibh j

(46)

La suma de las once matrices, referidas a un mismo indicador económico, da por resultado una matriz m x n, describiendo, según el mismo indicador, la actividad agropecuaria, detallada en m actividades, para los n EAP.

IB = IB Sa + ... + IB Rd

(47)

↓147

La suma de los m vectores columna resulta en un vector conteniendo el valor del indicador respecto al total de actividades.

IBT = IB 1 + ... + IB m

(48)

Los valores de los indicadores Intensidad (I), Rentabilidad (R) y Productividad (P) del sistema agropecuario se ordenan en vectores, calculados por el producto de vectores de la matriz SA y de las obtenidas a partir de MBII ha j. Los índices se discriminan entre parcial y total. Parcial indica la evaluación de una actividad en su extensión dentro del programa de actividades, referida a un año de producción. Total indica la totalidad y extensión de las actividades según lo define el programa de actividades, referida a un año de producción.

↓148

La intensidad se refiere a las relaciones entre inputs 114. En el caso específico de estudio se analiza la intensidad de superficie (I 1): superficie agrícola útil (S p) vs. superficie agrícola máxima absoluta (0,15S) (49), intensidad de trabajo (I 2): trabajo total (t) vs. superficie agrícola útil (50) e intensidad de trabajo externo (I 3): trabajo externo total (t d + t c) vs. superficie agrícola útil (51).

I 1 = S p / 0,15 S

(49)

I 2 = t / S p

(50)

I 3 = ( t d + t c ) / S p

(51)

donde superficie agrícola útil (S p) y la máxima absoluta (0,15S) son definidos en la sec. 4.1.2.1 y t,t d y t c en la sec. 4.1.5.

↓149

La productividad se evalúa como output por input 115. En el caso de estudio se emplea la productividad parcial (P) estimada por el rendimiento de cada actividad (52) por unidad de estudio. En este caso la unidad de estudio toma el valor unitario y no se expone en la fórmula.

P i = E i p i

(52)

donde E i se definen en la sec. 4.1.2.2. y p i en la sec. 4.1.2.

↓150

La rentabilidad se estima mediante el cálculo del margen bruto total 116. Se evalúa la rentabilidad parcial (R 1): margen bruto por actividad (MBII) (53), rentabilidad por hectárea (R 2): margen bruto total (MBT) vs. superficie agrícola útil (54) y la rentabilidad total (R 3): margen bruto total (55). Otra medida de rentabilidad analizada es el retorno del trabajo (R 4): margen bruto total (MBT) vs. trabajo familiar (t f) (56).

R 1 = MBII i

i m

(53)

R 2 = MBT / S p

(54)

R 3 = MBT

(55)

R4 = MBT / t f

(56)

donde m = número de actividades productivas, MBII es definido por la fórmula (4), MBT por (1) y t f en la sección 4.1.5.

4.3 Definición de los valores iniciales del modelo

↓151

Los valores de los parámetros del modelo empleados en la situación inicial se presentan a continuación, precedidos por una sucinta indicación del método utilizado para su determinación. Primero se define la localización espacial de la unidad de estudio, el EAP. Segundo, se describen las características físicas y el uso de la tierra del área de estudio, en relación con la función de la unidad de estudio en el modelo. Por último, el EAP se clasifica de acuerdo a las características relativas a la administración rural. Los pasos, resultados y material utilizado en el análisis del uso de la tierra se exponen en la figura 5. El total del material cartográfico y remoto se transforma de ser necesario y se trabaja según la proyección conforme Gauss-Krüger. El material cartográfico y remoto empleado se describe en el Anexo 4. El hardware, software e instrumental empleado se describe en el Anexo 5. El análisis espacial mediante GIS se realiza en trasparencias, definiendo la información mediante vectores. Se establece un error mínimo esperado del 10%. Se establece un valor elevado de error debido a que el material remoto y cartográfico empleados son de baja calidad pictográfica y geométrica117. Debido a la reducida cantidad de recursos monetarios disponibles para la realización del trabajo se consideró apropiado establecer este margen de error, a corregir o completar la información geográfica básica disponible.

Figura 5: Integración de los elementos del análisis del sistema agropecuario con GIS

4.3.1  La unidad de estudio en el espacio físico

El EAP, así como las restantes unidades administrativas de interés para el análisis presentado (escuela, área protegida, poblado, sector administrativo, calle rural y ruta) se definen en el espacio físico según el parámetro de delimitación: ubicación geográfica de los límites de la unidad administrativa118. La digitalización, referencia y corrección geométrica de la carta de catastro resulta en una transparencia raster de 10m de lado de pixel, con un error total RMS de 42m. Por digitalización en pantalla se obtienen transparencias vector referidas cada una a un tipo de unidad administrativa.

↓152

Tabla 7: Estructura de tamaños de los establecimientos agropecuarios del mun. Andrés Guacurarí

Tamaño (ha)

Número

Porcentaje

<49

803

61

49 - 97

309

23

97 - 145

87

6

145 - 193

73

5

193 - 241

22

1

≥241

14

0,01

Cada transparencia está compuesta por polígonos o líneas. El polígono define las siguientes unidades administrativas: EAP, escuela, sector administrativo, área protegida, municipio, provincia. La línea define: calle rural o ruta.

El EAP se caracteriza según los parámetros básicos del EAP: superficie y superficie obligatoria para la protección de la naturaleza. Del resto de las unidades se cuantifica su superficie o extensión lineal, respectivamente. El análisis mediante GIS permite cuantificar los respectivos parámetros básicos mencionados.

↓153

El mun. A. Guacurarí comprende 78.700ha. De estas, 600 ha corresponden a los dos asentamientos urbanos y 850ha, a dos áreas protegidas. El área de estudio contiene 1.308 EAP. Los EAP cubren una superficie total de 72.500ha, con una superficie promedio de 55ha. Los EAP presentan una alta frecuencia de superficies menores a las 50ha (60% del total de unidades). Un orden de un 1% supera las 200ha (tab. 7).

4.3.1.1  El ambiente físico

El ambiente físico se caracteriza a través de los parámetros básicos con dimensión espacial: suelo, grado de pendiente y patrón hidrográfico119. La información relevante a la clasificación del ambiente físico contenida en el material cartográfico (unidades de suelo, isolíneas de nivel y cursos de agua) se calca en trasparencias independientes para cada unidad temática. Las transparencias se escanean, georeferencian, se corrigen geográficamente y se transforman en vector. La caracterización del ambiente físico se resume respecto a las unidades administrativas120.

Figura 6: Distribución de unidades de ambiente físico

↓154

La caracterización del ambiente físico por unidades administrativas (fig. 6) muestra que el área central y oeste del municipio presentan el ambiente físico con mayor aptitud para el desarrollo de la agricultura mecanizada. Ambos sectores en conjunto cubren un 45% de la superficie total y contienen a 30% de los EAP. Esta área presenta suelos de tipo 9A, con pendiente moderada a media y un patrón de drenaje con densidad intermedia a baja. Se observa un ambiente con aptitud intermedia –suelos 6A, con pendiente moderada a media y patrón de drenaje de densidad baja- en la franja SE y centro. Esta franja cubre 20% del municipio y contiene 40% del total de los EAP. La aptitud menor –suelos 6A - 6B con pendiente pronunciada y un patrón de drenaje con densidad intermedia a alta- se encuentra en un 35% de la superficie, afectando a 35% de los EAP presentes en el municipio. Dicha área se encuentra en la porción oriental y sur del municipio.

4.3.1.2 Uso de la tierra

El uso de la tierra se determina en las imágenes remotas mediante una aproximación paisajista121. El material gráfico se escanea por porciones122, se georeferencia (coevolución cúbica) y se construye un mosaico. Se obtiene un pixel de 11m de lado, con un error promedio total RMS de 42,4m. Las unidades de paisaje reconocidas a campo se identifican en el material aerofotográfico, mediante fotointerpretación con estereoscopio de espejos y asistida por Planicop 120. El material remoto clasificado es georeferenciado123. Unidades identificadas en el material aerofotográfico se reconocen por coincidencia de relaciones espaciales visuales y pictográficas en el material remoto. Se realiza una clasificación semiautomática, con formación de cluster mediante integración cúbica. Se obtiene información de raster. Para su análisis espacial 124, la imagen raster es transformada en vector, construyendo transparencias individuales para cada uno de los usos.

La evaluación de tierras permite clasificar el área rural del mun. A. Guacurarí en seis usos de la tierra: formación boscosa, formación baja –vegetación ribereña y vegetación secundaria no boscosa-, forestación, cultivos perennes, cultivos anuales y pasturas y poblado (fig. 7)125.

↓155

Figura 7: Distribución de unidades de uso de la tierra

La vegetación espontánea, compuesta por formaciones boscosas y vegetación baja, ocupa un 65% de la superficie total del municipio (tab. 8). Mayoritariamente, ésta se encuentra intercalada con los otros usos, mostrando sólo una mayor concentración en el área con uso agrícola al N del municipio y en una franja centro-sur, en donde se encuentra un relieve muy abrupto y EAP con superficies mayores a las 150ha. Un 32% de la superficie del municipio está destinado al uso agrícola. Se intercalan parches de cultivos perennes y de anuales y pasturas. Los parches de cultivos presentan mayor superficie en un radio promedio de 1500m respecto al pblo. A. Brown. El 3% restante corresponde a la forestación comercial y a las poblaciones urbanas. La forestación comercial se aísla en el extremo centro-Oeste del municipio. Parcelas de menor tamaño se encuentran dispersas en el área centro-Norte.

Tabla 8: Extensión en superficie del uso de la tierra

Superficie

Uso de la tierra

ha

% del total

Formación boscosa

35.578

45,1

Forestación

861

1,1

Formación baja

16.323

20,8

Perennes

14.272

18,1

Población urbana

550

0,7

Anuales y Pasturas

11.265

14,3

Total

78.758

100

↓156

En la figura 8a se puede observar que el uso forestal se concentra en un reducido número de EAP (3% del total de EAP). Sólo 10 EAP, con tamaños entre 40ha - 100ha, muestran una cobertura mayor al 50% de su superficie con uso forestal.

Figura 8: Uso forestal (a), perenne (b) y de anuales y pasturas (c)

El uso perenne presenta una mayor cobertura respecto a la superficie total del EAP en la porción central-Norte del municipio, decreciendo la proporción de superficie de perennes respecto al total de la superficie en la dirección Sudoeste (fig. 8b).

↓157

El uso de anuales y pasturas muestra una menor proporción respecto del total en el área centro-Este, con predominancia de EAP mayores a las 100ha. El 70% de los EAP muestran una cobertura de anuales y pasturas menor al 25% de la superficie total. Un 5% de los EAP muestran una cobertura mayor al 50% del total, en EAP diversos, tanto respecto al tamaño como a la ubicación (fig. 8c).

4.3.2 Características relativas a la administración rural

Las características relativas a la administración rural comprenden los parámetros del EAP: antigüedad, disponibilidad de maquinaria (tractor), disponibilidad de un empleado en forma permanente, clase, tipo y programa de actividades. Todos éstos constituyen en sí mismos parámetros generados, transformándose en básicos con relación a otros. La relación entre parámetros o grupos de parámetros se muestra en la figura 9. En esta figura se representa la transformación de información mediante líneas y la combinación de información por nodos. Los parámetros o grupos de parámetros indicados con tipografía de mayor tamaño y en negrilla representan información básica. La información básica se transforma a través de una o la combinación de las siguientes operaciones: lógicas, relaciones espaciales, conversión de valores no numéricos a numéricos (p. ej., valor cualitativo, rango, probabilidad).

Figura 9: Flujo de información; línea: transformación de información; nodo: combinación de información

↓158

La determinación de la extensión de cultivos anuales y de pasturas (s Y) ejemplifica una posible combinación de operaciones para determinar el valor de un parámetro generado (fig. 10).

El uso de la tierra anuales y pasturas se define como un único tipo cobertura. Para la determinación del programa de actividades resulta conveniente discriminar la extensión en superficie de cada uno de estos usos.

La clasificación del uso de la tierra se incorpora a la base de datos georeferenciados. La base de datos georeferenciados permite definir, administrar y analizar los elementos del modelo que presenten definición espacial. Para su visualización, los datos se transforman en transparencias digitales. En esta base de datos, cada unidad es definida por las características referidas a la localización en el espacio físico y las características relevantes al modelo. En el caso de la clasificación de la tierra, en especial referencia a este ejemplo, las unidades de tierra son clasificadas por el tipo de uso.

↓159

Figura 10: Discriminación entre los usos de la tierra: anuales y pasturas

La información referida a la clasificación del uso de la tierra se interpola con la definición espacial de unidades “EAP”. Para cada EAP individual se determina la superficie del uso: anuales y pasturas. Se estima que los cultivos anuales cubren en promedio no más de 5ha. Por otra parte, las praderas para la cría y engorde extensivo ocuparán superficies mayores a las 20ha. En un grupo intermedio se encuentran los denominados “potreros” o áreas de pastoreo para la cría semi-intensiva. Primero, se identifican los EAP conteniendo más de 15ha con este uso. Mediante fotointerpretación se determina si en estos EAP el uso corresponde a una unidad de paisaje parquizado, empleada localmente para la producción vacuna extensiva. Se asume, además, que aquellos que dispongan de praderas dedican un mínimo de 5ha a usos anuales. Se determina la superficie de los lotes de producción vacuna dentro del EAP, equivalente a:

s Y (praderas) = s Y – 5

↓160

donde sY = superficie anuales y praderas.

Si dentro del EAP no se reconocen unidades de uso de la tierra con estructura de parque, se asume un uso de ganadería semi-intensiva, desarrollada en potreros. La presencia de potreros, su extensión en superficie (s Y (potrero)) y la de anuales (s Y (anuales)) se determina a través de las siguientes reglas de decisión:

I)

CLASE = S s Y (potrero) = 0

s Y (anuales) = s Y

II)

CLASE S

i)

s Y ≤ 5

s Y = (s Y (anuales))

ii)

s Y >5

(s Y (potrero)) = s Y 5

s Y (anuales) = s Y

↓161

La asignación de clases da por resultado que: del total de los EAP, un 11% corresponden a la clase S, 14% a la K, 30% a la Kk, 40% a la M y un 5% a la R.

Tabla 9: Frecuencia de EAP por clase, su extensión en superficie total y superficie agrícola útil

Clase

S

K

Kk

M

R

Número de EAP

150

183

366

539

70

Superficie total

1.301

3.363

10.524

45.769

11.447

Superficie promedio por EAP (ha)

9

18

29

85

164

Superficie agrícola útil promedio (ha)

1

11,4

13

32,1

87,8

En relación con la extensión en superficie, la clase M presenta una absoluta predominancia, cubriendo un 60% del área rural. Los EAP de clase R y Kk cubren una extensión similar entre sí, equivalente a un 15% del municipio por clase. Los EAP de las clases K y S cubren conjuntamente una superficie total menor al 5%.

↓162

La superficie agrícola útil cubre la mayor porción de la superficie total del EAP en la clase K, equivalente a un 60%; en orden decreciente, le siguen las clases R, K, M y S, con porcentajes oscilando entre un 54% y un 10% respectivamente (tab. 9).

La disponibilidad de tierra para el uso agrícola muestra una relación inversa con el tamaño (fig. 11a). El 85% de los EAP disponen de una superficie máxima para la agricultura del 85% de su superficie. Un 5% disponen entre un 65% y un 75%. El 10% restante dispone de menos de un 65% de su superficie total. Estos últimos presentan, predominantemente, superficies mayores a 150ha, localizados, mayoritariamente, en el sector D y F. Además, entre éstos se encuentran EAP con superficie mayor a las 77ha, adjudicados después de 1990, y los adjudicados después de 1994 con superficies mayores a las 20ha. Estos últimos se ubican mayormente en los sectores ubicados en la franja Sur del municipio. Se estima que un 10% de los EAP no presentan concordancia entre la reglamentación vigente respecto a la superficie máxima y la superficie agrícola útil actual.

Figura 11: Distribución de la disponibilidad de tierra agrícola (a), de fuerza externa permanente y maquinarias (b) y de la extensión de los principales cultivos (c)

↓163

La disponibilidad permanente de fuerza de trabajo externa es nula en las clases S, K y KK y es positiva para un 60% al 100% del total de los EAP de las clases M y R, respectivamente (fig. 11b).

Respecto a la disponibilidad permanente de maquinaria, referido específicamente a un tractor, es inexistente en los EAP de la clase S, alcanza entre un 4% y un 20% en los EAP de las clases K y Kk y un 75% al 90% en los EAP de las clases M y R (fig. 11b).

La asignación del programa de cultivos indica que con exclusión de la clase S, en la que se registran sólo anuales para consumo propio, el cultivo de yerba mate se encuentra prácticamente presente en el total de los EAP, que el de tabaco se presenta en un 50%, mientras que la producción vacuna se observa en un 60% del total de los EAP (tab. 10). De acuerdo a la superficie total cubierta por cultivos extensivos, la yerba mate corresponde al cultivo de mayor extensión, seguido por vacunos y anuales, con una proporción similar (fig. 11c).

↓164

Tabla 10: Presencia de cultivos por EAP y su superficie

Cultivos

EAP (N°)

Superficie (ha)

Promedio

Total

Tabaco

583

2

1138

Anuales extensivas

1308

5

6233

Frutales

226

1

259

Aromáticas

7

2

14

Yerba Mate

1158

13

15330

Vacuno

853

9

7449

Los animales de granja se encuentran presentes en el total de los EAP. En el municipio se contabilizan 3.000 unidades porcinas, 100.000 unidades de pollo local, 40.000 unidades de pollo para la producción de huevo y 40.000 unidades más para producción de carne. Mientras que los tres primeros se encuentran presentes en el total de los EAP, los dos últimos se observan en las clases K, Kk y M.

A fin de evaluar el grado de coincidencia entre los valores de los parámetros y la situación local, se contrastan los valores asignados a los parámetros en la situación inicial con la información local. Se observan diferencias menores al error esperado (10%). De especial interés en esta evaluación son los parámetros, cuyo valor se determina con la mayor combinación de información básica. Este es el caso de la extensión del cultivo de yerba mate, así como el de la producción vacuna. De acuerdo a la información obtenida por la reseña participativa, la yerba mate cubre aproximadamente 15.000ha. El valor asignado al parámetro correspondiente del modelo para el total de los EAP se aparta en un 2% de este valor (tab. 10). En el caso de la extensión de la producción vacuna, la información local indica que la producción vacuna extensiva comprende unas 6.000 unidades animales. El valor obtenido por la metodología, 5.500 unidades, se aleja en un 8% del valor obtenido por la reseña participativa.

↓165

El cuestionario básico para determinar los parámetros que caracterizan a las actividades productivas y los tipos de producción agropecuaria predominantes en el área de estudio se presenta en el Anexo 1. Las actividades productivas según el tipo de producción por cada tipo de EAP establecido por el modelo se exponen a través del cálculo del margen bruto multiperiódico por actividad (anexo).


Fußnoten und Endnoten

102  Véase REISCH (1995).

103  El cultivo de té no se incluye en el modelo dada su baja incidencia y escaso interés por parte de los agricultores. Véase sección 3.2.2.

104  Argentina presentaba en 1998 una paridad oficial entre el $ argentino y la moneda oficial de E.E.U.U., el US$.

105  Asumiendo que el agricultor conoce su predio y lo administra en forma racional, se espera que divida al lote en unidades homogéneas desde el aspecto de la labranza y desde el aspecto de la producción. Por lo tanto, se puede suponer que parcelas presentando un mismo cultivo dentro de los límites del EAP mostraran condiciones físicas homogéneas, a la escala relevante para la evaluación agropecuaria local. Tanto la evaluación de parcelas con uso agropecuario como la evaluación de las posibilidades del sitio desde el aspecto de la producción agropecuaria de las áreas excluidas de la producción al momento de la caracterización del uso de la tierra se complementa con la información local y de los relevos de campo.

106  En el calculo del margen bruto, el error de costos se lo incluye como el rubro “Otros”.

107  Véase ELLIS (1988).

108  Véase ELLIS (1988).

109  KÖHNE (1993).

110  De acuerdo con GALLOPÍN (1982), en el modelo, la referencia geográfica de los límites del EAP constituye el parámetro de delimitación de las unidades funcionales de uso de la tierra.

111  Véase sección 3.1.1.

112  Véase Anexo 4.

113  Esta caracterización se emplea en el análisis del escenario “Corredor Verde de Misiones” (sección 5.3). La descripción de los índices y los valores umbrales se presentan en la sección 5.3.1.

114  Véase JAHNKE (2000).

115  Véase JAHNKE (2000).

116  Véase REISCH (1995)

117  La imagen de satélite empleada se extrae de material gráfico con baja resolución. La extracción de información del material gráfico incorpora automáticamente deformaciones de la información pictográfica y de la geometría, evitables de haber sido extraída de una fuente digital. Las cartas temáticas (IGM, 1994a-d) muestran discordancia interna de información en el área noreste del municipio, determinada al establecer un modelo tridimensional de terreno con las coordenadas geográficas de cartas temáticas (IGM, 1994a-d).

118  La información respecto de las unidades a escala de municipio se extrae de la Carta de Catastro (municipio de Cte. Andrés Guacurarí, 1997), a escala de provincia, del bosquejo: Misiones - Areas naturales protegidas (Ministerio de Ecología y R.N.R, 1993).

119  La información se extrae del material cartográfico: cartas de suelo (MANCINI, 1963a-b), cartas de uso de la tierra (MANCINI, 1963c-e) y cartas topográficas (IGM, 1994. a-d), complementada con la información de recorridos de campo y de reseña participativa.

120  Esta simplificación se sustenta en el hecho de que el trazado de las unidades administrativas (sectores) se diseñó en relación con el ambiente físico (sec. 3.2.1) y este supuesto se confirma con el análisis del material cartográfico.

121  La clasificación del material remoto se realiza mediante ERDAS Imagine 7.0.

122  De acuerdo con el escáner disponible, fue necesario dividir el material gráfico en cinco imágenes din A4.

123  Las referencias geográficas se extraen de las cartas topográficas (IGM1994a-d). Se clasifica la imagen de satélite del área de estudio (Ministerio de Ecología y R. N. R., 1997). El total del material cartográfico y remoto empleado para fotointerpretación, reconocimiento de unidades de paisaje y clasificación del uso de la tierra se describe en el Anexo 4.

124  Debido a la capacidad del software empleado para el análisis espacial (MapInfo 3- 5), éste se desarrolla con información de tipo vector.

125  El séptimo uso, no incluido en los cálculos, corresponde a los cuerpos de agua. Se lo excluye de los cálculos porque los cuerpos de agua no constituyen una cobertura significante dentro del área rural y porque el uso de agua no se incorpora al modelo.



© Die inhaltliche Zusammenstellung und Aufmachung dieser Publikation sowie die elektronische Verarbeitung sind urheberrechtlich geschützt. Jede Verwertung, die nicht ausdrücklich vom Urheberrechtsgesetz zugelassen ist, bedarf der vorherigen Zustimmung. Das gilt insbesondere für die Vervielfältigung, die Bearbeitung und Einspeicherung und Verarbeitung in elektronische Systeme.
DiML DTD Version 4.0Zertifizierter Dokumentenserver
der Humboldt-Universität zu Berlin
HTML-Version erstellt am:
12.10.2006