Discusión

↓225

Los resultados del modelo muestran que en el mun. A. Guacurarí, según el uso actual de la tierra, el éxito económico del EAP está supeditado a la intensidad de superficie respecto a una modalidad de producción (sec. 5.1.2).

↓226

La continuación de la estrategia de producción actual tras el agotamiento de tierras vírgenes y la estabilización de la producción del suelo a un nivel inferior homogeneiza el éxito económico del EAP dentro de cada clase. La rentabilidad total se comporta en forma positiva con el tamaño del EAP (sec. 5.2.1).

La recuperación de la productividad del suelo a través de la incorporación de prácticas de cultivo adaptadas al ambiente natural y una especialización de la producción agropecuaria dentro de cada modalidad de producción se traduce en un aumento de la rentabilidad total del EAP con menor dependencia respecto de su tamaño (sec. 5.2.2).

La modificación del uso de la tierra acorde con la Ley Provincial 3.631, a fin de instaurar el "Corredor Verde de la Pcia. de Misiones", impone un retorno al comportamiento positivo entre la superficie total del EAP y el éxito económico. El área del mun. A. Guacurarí presenta escaso potencial con relación a los beneficios ambientales perseguidos. El municipio no incrementa significativamente la conectividad entre áreas protegidas. El estado de conservación del ecosistema nativo remanente es bajo. La conservación del ecosistema nativo demandaría costos mínimos de oportunidad y de restauración del orden de los US$64mill (sec. 5.3).

↓227

Considerando la estructura minifundista de la Pcia. de Misiones y el hecho de que el mun. A. Guacurarí es el de más reciente fundación, se puede concluir que la instauración del "Corredor Verde de la Pcia. de Misiones", acorde a la reglamentación vigente del uso de la tierra de la Ley Provincial 3.631, repercutiría negativamente en el nivel socioeconómico de los productores agropecuarios y demandaría costos extraordinarios para obtener los beneficios ambientales perseguidos. Desde el aspecto de la conservación de la naturaleza, podrían brindar resultados más efectivos las siguientes medidas: a) compensar al productor liberando de impuestos de la tierra a parches con vegetación natural de relevancia local; b) diseñar corredores locales haciendo uso de las franjas ecológicas existentes; c) asesorar al agricultor sobre técnicas y beneficios de las prácticas de cultivo adaptadas al ambiente local y d) promocionar en forma específica las denominadas "actividades alternativas"143.

En relación con la aplicabilidad de la metodología para la evaluación regional del uso de la tierra y su aplicación al análisis de proyectos participativos de desarrollo rural se pueden extraer las siguientes conclusiones:

a) La combinación de la información remota y participativa mediante GIS permite clasificar el área de estudio en sistemas agropecuarios hasta el nivel de EAP.

↓228

La información participativa permite determinar la modalidad de uso de la tierra y el estado del ambiente mediante parámetros de conocimiento local no disponibles en la cartografía o no cuantificables en las imágenes remotas. La información participativa es combinada con la información remota a través de cláusulas lógicas mediante GIS. La caracterización del EAP con parámetros físicos, ecológicos y de administración rural y la posterior regionalización con criterio funcional permiten clasificar y analizar al EAP individual en sistemas agropecuarios (cap. 4 - cap. 5).

b) El uso de la tierra se evalúa con precisión a escala de EAP individual como al de áreas mayores.

El empleo de GIS permite agrupar con facilidad tanto a la unidad mínima de uso de la tierra, el EAP, o de paisaje, el parche o parcela agropecuaria, en unidades mayores basándose en una congruencia respecto a uno o varios parámetros (cap. 5). Las unidades, producto de esta regionalización, pueden o no constituir un bloque contiguo en el espacio. La regionalización no demanda una disminución de la precisión inicial de los resultados, como se demuestra al analizar al EAP por clases dentro de un sistema agropecuario (sec. 5.1.2, sec. 5.2) o por unidades administrativas distintas al EAP y por unidades de paisaje (sec. 5.3). La región puede ser disgregada nuevamente en unidades mínimas o individualizar casos especiales de interés al análisis (sec. 5.2.2, párrafo (0).

↓229

c) El comportamiento de la actividad agropecuaria y su relación con el ambiente natural puede evaluarse en forma cuantitativa.

La integración de cálculos de administración rural con el análisis del paisaje en una unidad mínima funcional con dimensión espacial permite evaluar el uso de la tierra mediante índices ecológicos y socioeconómicos. El EAP es caracterizado con valores cuantitativos a través de la administración de una base de datos mediante GIS. La combinación de los resultados de los cálculos básicos permite derivar tanto nuevos índices ecológicos: fragmentación del paisaje, variegación, etc. (sec. 5.3.1), así como económicos: intensidad de superficie, rentabilidad total del EAP, etc. (sec. 5.3.2). Esta caracterización permite una comparación entre unidades o conjunto de unidades, del mismo modo que el establecer relaciones causa-efecto entre los parámetros socioeconómicos y ecológicos para una misma unidad o grupo de unidades.

d) La metodología es flexible para modificar o extender el análisis inicial del uso de la tierra.

↓230

La base de datos espacial puede ser expandida o modificada con cualquier parámetro con dimensión espacial, convertible a una dimensión espacial o posible de ser relacionado a la dimensión espacial mediante operaciones lógicas. La evaluación de otros aspectos de la interacción entre el uso de la tierra y las consecuencias socioeconómicas o ecológicas, no considerados en este trabajo, puede ser incorporada extendiendo la base de datos con los parámetros correspondientes para su cálculo, p. ej., el grado de erosión en función del uso y su impacto en el éxito económico del EAP.

e) El marco espacial y temporal puede ser modificado.

Las herramientas de GIS permiten anexar cualquier nueva información con referencia espacial y combinarla con la existente, modificando la superficie del área de estudio o incrementando el grado de detalle. La alteración de la escala temporal se logra modificando el número o la extensión de los ciclos definidos en el modelo. El aumento de detalle, así como la extensión del marco espacial o temporal de estudio, demandarán el ingreso de nueva información básica.

↓231

f) La metodología permite aplicarse como herramienta participativa para el análisis de proyectos.

La metodología comprende un doble carácter participativo. Por un lado, la información participativa se integra para la definición del modelo de uso de la tierra. Por el otro, la metodología permite ser empleada como herramienta de decisión en el diálogo entre distintos niveles de decisión. Los valores iniciales de los parámetros del modelo pueden ser modificados con facilidad, a fin de plantear, analizar y exponer relaciones causa-efecto sobre las consecuencias ecológicas y socioeconómicas del uso actual y potencial de la tierra. Los resultados pueden ser expuestos en forma simplificada a cualquier escala en forma cartográfica o en forma tabular, resumidos mediante índices estadísticos. La complejidad de presentación de los resultados puede ser adaptada a la capacidad de interpretación de los partícipes de la planificación.

En el marco de la investigación científica puede ser considerado de interés continuar con los siguientes temas:

↓232

a) Desarrollar una base de datos internacional que permita la comparación entre sistemas agropecuarios.

La comparación del desenvolvimiento de la actividad agropecuaria en distintas zonas agroecológicas demandaría disponer de una base de datos supraregional. A tal fin sería de interés desarrollar una base de datos espacial con una interface de fácil comprensión y manejo, de acceso internacional, flexible al ingreso de datos físicos, ecológicos y socioeconómicos con dimensión espacial. Para poder orientar al planificador, la metodología podría ser enmarcada en un sistema de módulos representando distintos enfoques de la evaluación del uso de la tierra. Este sistema de módulos, acoplados a un GIS, debería ser flexible a la incorporación de nuevos módulos, para extender el análisis del uso de la tierra acorde con los requisitos del proyecto particular.

b) Adaptar la metodología a regiones sin sistema de catastro.

↓233

La metodología asume que el área de estudio presenta una delimitación de las unidades agropecuarias conocida y cartografiada. Áreas con sistema de tierras comunitarias carecen por lo general de una delimitación de catastro. El área correspondiente a una familia agricultora se encuentra, frecuentemente, dispersa en parcelas no contiguas. Otra situación no contemplada por la metodología correspondería a la del agricultor nómade. El desarrollo de un sistema de catastro previo al estudio de la tierra demandaría un esfuerzo de investigación que puede contraponerse con la eficiencia de un proyecto. Una posible solución consistiría en delimitar la unidad mínima de estudio como el área de tierra abarcado por las unidades agropecuarias de una comunidad, para el primer caso, o por el área recorrida por el grupo nómade en un ciclo, para el segundo caso. El éxito económico alcanzado por una familia agricultora se representaría por un índice estadístico. En este caso se perdería la individualización del desenvolvimiento del agricultor individual, pero podría lograrse un equilibrio entre le eficiencia necesaria para caracterizar regiones extensas y el estudio del uso de la tierra con detalle de parcela.

c) Asignar un carácter dinámico al parámetro temporal.

Las modificaciones del uso de la tierra en el tiempo son consideradas bajo dos aspectos. Por un lado, la evolución de los cultivos se incorpora en el margen bruto multiperiódico, equiparándolo al cálculo del cultivo anual mediante la actualización de los valores de flujo. Por otro lado, se definen escenarios. Estos presentan el resultado del análisis tras la modificación de ciertos parámetros según se espera se comporten en un determinado momento potencial. Por lo tanto, de acuerdo a esta metodología, el análisis es estático en la dimensión temporal, dado que cada escenario representa la situación de un período particular, y unidireccional respecto a las relaciones entre uso de la tierra e impacto socioeconómico y ecológico de la actividad agropecuaria. La incorporación al análisis de series de tiempo permitiría evaluar el aspecto dinámico de la interacción recíproca entre la modificación del uso de la tierra, el éxito agropecuario, la variación de la productividad del sistema natural y la función de los sistemas naturales. El estudio del uso de la tierra desde un aspecto dinámico extendería los fundamentos para una planificación participativa del uso de la tierra a escala local como regional.


Fußnoten und Endnoten

143  Según se definan en la Ley provincial 3.631.



© Die inhaltliche Zusammenstellung und Aufmachung dieser Publikation sowie die elektronische Verarbeitung sind urheberrechtlich geschützt. Jede Verwertung, die nicht ausdrücklich vom Urheberrechtsgesetz zugelassen ist, bedarf der vorherigen Zustimmung. Das gilt insbesondere für die Vervielfältigung, die Bearbeitung und Einspeicherung und Verarbeitung in elektronische Systeme.
DiML DTD Version 4.0Zertifizierter Dokumentenserver
der Humboldt-Universität zu Berlin
HTML-Version erstellt am:
12.10.2006